¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Solsticio de Verano

Por el Q:.H:. Jhon E. Orrego Allpoc
B:.R:L:.S:. Fenix No. 137 -1

Valle de Lima
Gran Logia Constitucional del PERU

Qué miras, Copérnico? le preguntó un sacerdote al astrólogo en su celda. Miro el orden, le responde. Luego de un corto silencio, nuevamente pregunta el sacerdote: y qué es lo que buscas? a lo que responde: una señal que responda a mis numerosas preguntas. Para los antiguos, los fenómenos astronómicos tenían una especial atracción y pretendían descifrar en los acontecimientos estelares los deseos y las voluntades de los dioses. La evolución humana se enriqueció con sabiduría empírica y pragmática que permitió el desarrollo de las modernas ciencias. Los fenómenos del Universo proceden siguiendo leyes inmutables, ritmos constantes y precisos, en tiempos fijos y plazos concretos que se repiten desde la eternidad de las eternidades.

Si anotáramos la posición del Sol en el horizonte todos los días al atardecer, este 22 de diciembre notaríamos algo particular. El Sol parece detenerse en el desplazamiento en dirección sur y quedará inmóvil varios días, antes de iniciar su regreso. Por eso se llamó Solsticio, del latín solstitium (sol sistere o sol quieto). Esto no ocurre sólo ese día ya que desde el 18 el Sol parece estar fijo apareciendo, culminando y desapareciendo por el mismo lugar.

A lo largo del año la posición del Sol visto desde la Tierra se mueve hacia el Norte y el Sur. Los solsticios son los momentos del año en los que la posición del Sol sobre la esfera celeste alcanza sus posiciones más boreales o australes. Los solsticios son los dos puntos de la esfera celeste en la que el Sol alcanza su máxima declinación norte (+23º 26') y su máxima declinación sur (-23º 26') con respecto al ecuador celeste.

En el solsticio de verano del hemisferio Sur el Sol alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Capricornio y en el solsticio de invierno alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Cáncer, lo cual ocurre a las 12:40 (mediodía verdadero).

El Solsticio fue una fecha muy observada en la antigüedad y una importante marca para ajustar el calendario. De hecho, los habitantes de la región cercana al Trópico de Capricornio, notaban que en esta fecha el Sol brillaba en el fondo de los pozos a medio día. O sea, confirmaban la perpendicularidad de los rayos.

EL SOLSTICIO DE DICIEMBRE

Iluminación de la Tierra por el Sol en el solsticio de diciembre.

· En el polo Norte el sol nunca sale, siempre se mantiene 23° abajo del horizonte.
· En el Círculo polar ártico el centro del Sol solamente toca el horizonte del Sur sin salir. Es el único día en que el sol se mantiene abajo del horizonte por 24 horas.
· En el Trópico de Cáncer el sol sale 26° Sur del Este. Culmina al Sur, dónde alcanza su altitud máxima de 43°. Se pone 26° Sur del Oeste. El sol está sobre el horizonte por 10,6 horas.
· En el ecuador el sol sale 23° Sur del Este. Culmina al Sur, dónde alcanza su altitud máxima de 67°. Se pone 23° Sur del Oeste. El sol está sobre el horizonte por 12 horas.
· En el Trópico de Capricornio el sol sale 26° Sur del Este. Culmina al cenit, y se pone 26° Sur del Oeste. El sol está sobre el horizonte por 13,4 horas.
· En el Círculo polar antártico el centro del Sol solamente toca el horizonte del Sur sin ponerse. El sol culmina al Norte, dónde alcanza su altitud máxima de 47°. Es el único día en que el sol se mantiene sobre el horizonte por 24 horas.
· En el polo Sur el sol circula el cielo a una altitud constante de 23°.

¿POR QUÉ TRÓPICO DE CAPRICORNIO?

Esto porque hace unos cuatro mil años durante el solsticio, el Sol tenía como fondo las estrellas de Capricornus. En la actualidad, sin embargo, el solsticio no cae en la constelación Capricornus, sino en Sagittarius. Los astrólogos no han actualizado sus cálculos en 2 mil años y no toman en cuenta el movimiento de precesión de la Tierra, que ha producido un desplazamiento de una constelación completa en todo este tiempo; por ejemplo: los nacidos entre el 21 de diciembre y el 21 de enero, ya no son capricornios, sino sagitarios.

Si pudiésemos ver las estrellas que están detrás del Sol, en ese día, veríamos las de Sagittarius, cercanas a la frontera con Ophiuchus.

Pero en los años siguientes, para esa misma fecha, el Sol seguirá acercándose cada vez más a la constelación Ophiuchus, en la dirección hacia Scorpius y Libra donde llegará en el año 5000. A lo mejor por esa fecha, a este paralelo que delimita por el sur la zona ecuatorial, lo llamarán Trópico de Libra.


LE GUSTARÍA EXPERIMENTAR UN DÍA MUCHO MÁS CORTO O LARGO EN EL SOLSTICIO DE DICIEMBRE?

Va a tener que hacer un viaje. Puede ir a Anchorage en Alaska (60° norte), o a San Petersburgo en Rusia, allí durante el solsticio de diciembre el sol sale a las 10:18 a.m. y se oculta a las 3:39 p.m. ¿Cómo ajustará su reloj biológico?

Si por el contrario quiere un día muy largo (en el solsticio de diciembre), viaje a Antofagasta, en Chile donde se encuentra el Hito Monumental del Trópico de Capricornio. Está ubicado al norte de la ciudad de Antofagasta, Latitud: 23,44° Sur, Longitud: 70,23° Oeste, frente al aeropuerto Cerro Moreno. Mide 12,4 metros de altura y está enmarcado en un círculo de 30 metros de diámetro. En sus estructuras se pueden seguir los movimientos aparentes del Sol durante el año y calcular las estaciones. Se inauguró el 21 de diciembre del 2000, para el último solsticio del milenio pasado, en momentos en que el meridiano del lugar pasaba bajo el Sol, momento en que las sombras desaparecieron por varios minutos.

EL SOLSTICIO COMO FECHA MÁGICO-RELIGIOSA

Desde épocas ancestrales, los primeros grupos humanos celebraban el solsticio de invierno como la noche del nacimiento de la luz. Fecha en la que las tinieblas eran derrotadas por la luz, que vencía sobre ellas. De este modo daban culto al Sol. Se trata de una fecha cargada de simbolismos y de magia, en la que las deidades de la naturaleza, las hadas y los duendes andan sueltos por los campos para bendecirlos, siendo posible tropezarse o comunicarse con ellos.

La celebración del solsticio de verano, es tan antigua como la misma humanidad. En un principio se creía que el sol no volvería a su esplendor total, pues después de esta fecha, los días era cada vez más cortos. Por esta razón, fogatas y ritos de fuego de toda clase se iniciaban en la víspera del pleno verano para simbolizar el poder del sol y ayudarle a renovar su energía.

En tiempos posteriores se encendían fogatas en las cimas de las montañas, a lo largo de los riachuelos, en la mitad de las calles y al frente de las casas. Se organizaban procesiones con antorchas y se echaban a rodar ruedas ardiendo colinas abajo y a través de los campos.

A menudo se bailaba y saltaba alrededor del fuego para purificarse y protegerse de influencias demoníacas y asegurar el renacimiento del Sol. Se puede decir que todo empezó hace cerca de 5 mil años, cuando nuestros antepasados, tan amigos de observar las estrellas, se dieron cuenta que en determinada época del año el Sol se mueve desde una posición perpendicular sobre el Trópico de Capricornio, hasta una posición perpendicular sobre el trópico de Cáncer. A estos días extremos en la posición del Sol se les llamó solsticios de invierno y verano.

También este es el momento en el que la Diosa Madre da a luz al hijo concedido con el Dios. Los persas y los egipcios, los fenicios y los sirios, los griegos y los romanos, los mexicanos y los peruanos, los hindúes y otros pueblos; celebraban en aquel día el parto de la reina de los cielos, la virgen celestial y el nacimiento de su hijo, del Dios Solar. ATTIS: El cristo frigio, BUDA: El cristo indio y chino, DIONISIO: El cristo ateniense, HERACLES: El cristo griego, KRISHNA: El cristo hindú, MITRA: El cristo persa, ZOROASTRO: El cristo de Babilonia, OSIRIS: El cristo egipcio, etc… todos ellos anteriores al Cristo cristiano, Y todos ellos llamados “El Salvador”, y nacidos de una virgen entre el 20 y el 25 de diciembre; esto es: la fecha del solsticio de diciembre, también llamada “La puerta de los Dioses. Los autores cristianos afirman que las ceremonias paganas tenían lugar en cavernas, entre ellas la cueva de Belén en que nació Cristo.

Los antiguos egipcios fijaban la preñez de Isis, la virgen reina de los cielos, en el mes de marzo y el nacimiento de Horus a fines de diciembre. Los egipcios no sólo adoraban a una madre virgen, sino que representaban a los fieles la efigie de su recién nacido acostado en un pesebre. Osiris fue también hijo de una “virgen santa” y nació el 25 de diciembre. En ese mismo día, según algunas narraciones, nació Buda, que tampoco fue concebido sexualmente, aunque su madre fuera casada. También germanos y escandinavos, tuvieron fiestas importantes en esta fecha. Por ejemplo, Frey – hijo de los dioses vikingos Odín y Friga -, también nació el 25 de diciembre; fecha en que los druidas celebraban su fiesta anual del fuego y en que los romanos conmemoraban el nacimiento del sol – invicto - y el de Mitra, dios solar persa, cuyo culto se había extendido durante la decadencia del imperio.

En fin, naciera cuando naciera Jesús, el llamado Cristo, lo cierto es que milenios antes de su nacimiento ya se celebraba el solsticio de invierno con un significado similar al que la cristiandad de hoy le otorga: El nacimiento de la luz y la victoria sobre las tinieblas, o del Sol Invictus, como le decían los romanos.

Esto es historia. Historia, en este caso, de los mitos y de las religiones, de las diferentes culturas y pueblos, que he creído interesante traer aquí; pero que no pretende, en modo alguno, agredir la fe ni la buena voluntad de ninguno de los creyentes. Además, se crea o no, tampoco nos exime de la obligación que tenemos como personas, de seguir “puliéndonos” e iluminando todo lo tenebroso que habita en el interior de cada uno de nosotros.

EL ORIGEN DE LA NAVIDAD

La Navidad cristiana, tiene su origen en desproporcionados carnavales romanos llamados "Saturnales", que se desarrollaban en honor a Saturno en la Roma republicana e imperial. Se trataba de un tiempo de fiesta que se celebraba en el mes de Diciembre, pues es la época en que empieza la germinación de las semillas, lejano preludio de las cosechas futuras. Se celebraban del 17 al 19 de diciembre. Tenían lugar en el periodo más oscuro del año a la luz de velas y antorchas, con banquetes y bebidas, e intercambio de regalos. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el Templo de Saturno, al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo. Durante las saturnales, los esclavos eran frecuentemente liberados de sus obligaciones y sus papeles cambiados con los de sus dueños. Gradualmente estas costumbres pasaron al Día de Año Nuevo, siendo asimiladas por la fiesta cristiana de Navidad.

Saturno es una divinidad itálica y romana identificada con el Crono griego. Su hijo Júpiter, a quien una treta de su madre Rea había salvado de correr la misma suerte que sus otros hermanos - que Saturno había ido devorando a medida que nacían, temeroso de que le disputasen el poder - se rebeló contra él y consiguió destronarle. Saturno abandonó entonces Grecia y se instaló en el Capitolio, en el emplazamiento de la futura Roma, donde fue acogido por Jano. Saturno aparece por tanto como el rey de los aborígenes, las primitivas tribus itálicas y también como el antepasado de los reyes del Lacio. Durante todo el tiempo que reinó sobre el Lacio, los hombres vivieron en la edad de oro, etapa mítica de felicidad y dicha. Es un dios civilizador: enseñó a los hombres el cultivo de la tierra y se le honraba como divinidad tutelar de viñateros y campesinos. Presidía la siembra y protegía los cultivos confiados a la tierra. Era el dios de los abonos, que aportan fertilidad al suelo. Su atributo era una hoz, que utilizaba para segar las mieses, para talar los árboles y podar las viñas. Se le representaba como un anciano cubierto con una amplia capa y con una hoz o podadera en la mano.

"La asociación entre el día del nacimiento de Cristo y el 25 de Diciembre comenzó el año 345, cuando por influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad. De esta manera seguía la política de la Iglesia primitiva de absorber en lugar de reprimir los ritos paganos existentes, que desde los primeros tiempos habían celebrado el solsticio de invierno y la llegada de la primavera". Juan M. Ballesteros de Navidad Latina.

COMICs