¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

¿Poder para qué...?

"Cuando la verdad llega,
la mentira se avergüenza y se va."

Odu de Ifa, ObaráIrete

No solo han asolado a nuestro continente, incluso a nuestro país, movimientos telúricos de magnitu considerable y desbastadora en la mayoría de los casos sino que la Orden de la Escuadra y el Compas ha padecido claramente sus momentos de catástrofe y convulsión interna, sin que nada haya podido detenerlos, cual si fuese un siniestro natural.

Para nada es mi idea hacer un balance del gobierno masónico del señor José Ramón González Díaz, en funciones de Gran Maestro de la Confederación de logias conocida desde 1948 como Gran Logia de Cuba.

Habrán transcurrido desde el 25 de marzo de 2009 hasta el 31 de diciembre de 2010, seiscientos treinta y cinco días, más de la mitad del mandato, de los cuales trescientos sesenta y cinco corresponden a este fatídico año.

Fatídico en esencia porque no hemos sido participes, en prácticamente ningún caso, de la voluntad practica de construir, que en esencia es lo que mueve al masón de estos tiempos, de reparar, de pulir, de embellecer, de fortalecer…nada de eso se ha visto desde el sitial de ese Hermano, primus inter pares, cabeza y rector visible de los destinos masónicos cubanos. Muy como anillo al dedo viene un parlamento de un actor norteamericano que funge en un dramatizado como Presidente de los Estados Unidos de América: "Cuando fuimos elegidos realmente pensé que íbamos a ser los dueños del lugar."

Jajá, ese es el primer error que cometen los que encumbrados ya, no saber diferenciar entre el poder de un Emperador o un Rey y el de un Igual, que es lo que es un Gran Maestro, servido y a la vez sometido a la sesión democrática de la soberanía temporal de muchos otros con iguales derechos y deberes, en este caso los destinos sometidos voluntariamente de los más de veintiocho mil masones que votaron en las elecciones de 2009.

Este año se ha caracterizado por un manejo gobernativo que podría calificarse de "decretazos", sostenidos en muchas de las ocasiones no por el derecho o la razón, sino por la fuerza. Muchos masones nos preguntamos a donde fueron a parar esas voluntades, y con ellas los CUC´s, que amparaban la informatización de nuestra jurisdicción, donde quedó la verdadera instrucción masónica, la que no solo insufla de simbolismo a ese eterno estudiante que ha de ser el masón, sino que satura de valores siempre vigentes al hombre libre que decidió juntarse con otros de similares idéales de emancipación y antidogmatismo humanos.

¿Responderán a estas sagradas intenciones y promesas hechas al neófito al momento de recibir la luz con el actuar dictatorial e inconsecuente del Gobierno masónico cubano? Para nada pienso yo. Lo que sucede es que el que no sabe es como el que no ve. Para erigirse como héroes, aunque la mayoría de las veces no funcione, este tipo de formas de proceder necesita de fantasmas que cazar, o a veces no tan fantasmas. Sus fieles secuaces son y serán la desinformación, el oportunismo, el autoritarismo, el innoble desuso de la democracia, la ausencia de dialogo y el servilismo siempre interesado.

Expulsiones oportunistamente justificadas, ahondamiento de las divisiones no solo masónicas sino nacionales, fraccionamiento de la familia nacional masónica presente en la Isla, satanización de la masonería femenina, silenciamiento de las voces discordantes dentro del pensamiento masónico de todo tipo, son solo algunos de los ejemplos a mencionar.

¿Realmente se ha discutido en algún templo masónico desprejuiciadamente, invito a que se fotografíe o escanee el acta de más de una sesión, con base informativa, documental, simbólica y jurídica, el fenómeno particular de una masonería que se practica a dos lados diferentes del mar pero al mismo tiempo ininterrumpidamente desde que ambas fueron iniciadas, cada una en su momento? ¿Se ha explicado, aun cuando como organización establecida no comulguemos en conjunto, la validez históricade la masonería femenina no antagónica a la masonería masculina y su no contraposición con la orden paramasónica Hijas de la Acacia? ¿Se ha realizado y hecho público un análisis sincero de los posibles por qué de la reciente y continúa escisión en la masonería cubana que ha traído como resultado la modificación del panorama masónico actual, pésele a quien le pese? Esas son a nuestro parecer algunas de las miles de preguntas que el Ejecutivo masónico debería responder.

Es remarcado el interés personal de que comprenda y por ningún momento olvide el Gobierno masónico cubano, que es o debería ser el primer, más importante y más comprometido servidor de la masonería nacional, aun cuando sus prácticas solo demuestran que se asume como todo lo contrario, al que se le debeservir.

Viene un nuevo año y con él nuevos avatares y derroteros que se adicionan a los que siguen quedando pendiente. Se aproxima el tercer mes, mes parlamentario, que a nuestro entender es poco aprovechado por muchísimas razones objetivas y subjetivas, en el que tendrían que acontecer muchas cosas trascendentales e inteligentes como ha de  esperarse que sucedan en uno de los espacios más importantes creados desde que quedaran atrás las épocas de la autocracia y el autoritarismo. Deben ser sesiones en las cuales por pura vergüenza, más que por oficio, el Ejecutivo rinda exhaustivo, extenso y comprensible informe sobre cada uno de los desmanes y quien dice que no, logros que haya en el territorio masónico cubano en el pasado tercio de mandato.

Somos partidarios de que ha de abrirse un espacio con carácter de sonda para que el masón cubano vierta su parecer y que no tenga que transcurrir un periodo semestral en el que este parecer, por cuestiones prácticas en principio, parcialmente serácanalizado por el Representante, puesto que el masón actual tiene muchas cosas que decir y es muy ingenuo pensar que se saciaran esas necesidades en los tres días que duran las sesiones parlamentarias.

Se hace necesario que los Tres Poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial se hallen bien delimitados para demostrar una legitimidad que cada vez es más puesta en duda en cada uno de sus procederes. Si es para destruir y dividir pues que el poder sea abatido y desaparezca de las manos equivocada así como cayó el Templo cuando los mercaderes no quisieron abandonarlo a pesar de sus prácticas impías. Y por sobre todas las cosas se espera que se respete ese espíritu tríptico que todos y cada uno de nosotros, librepensadores, nunca deberíamos abandonar:

LIBERTAD-IGUALDAD-FRATERNIDAD

COMICs