¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

2020: el mundo en la próxima década. Educación

Por Moramay Aguilar

El sitio en inglés Forbes.com se ha dado a la tarea de reunir a sus expertos colaboradores para preguntarles acerca de las tendencias que seguirá el mundo, en diferentes áreas, los próximos 10 años y así tener una visión lo más acertada posible de cómo será nuestra vida en el 2020.

El primer artículo de esta serie de publicaciones está dedicado a analizar los cambios que tendrán los sistemas educativos. George Kembel, cofundador y director ejecutivo de la Hasso Plattner Stanford University Institute of Design, opina que la próxima década pondrá fin a la escuela tal como la conocemos, por lo menos en los países mayormente industrializados y con economías fuertes.

Es un hecho que la educación superior tal como la conocemos actualmente, en la que un único profesor dicta una larga conferencia sobre lo que sabe y que tres semanas después los estudiantes sólo recuerdan la décima parte de lo aprendido, está ya obsoleta. En definitiva, esta no es la manera de formar la próxima generación de líderes innovadores.

En el 2020, según los expertos, veremos el fin de la clase universitaria tradicional. El profesor solitario será reemplazado por un equipo multidisciplinar de entrenadores (coaches). Los estudiantes trabajarán en espacios de colaboración, donde los futuros médicos, abogados, líderes empresariales, ingenieros, periodistas y artistas aprenderán a integrar sus diferentes enfoques para resolver problemas e innovar juntos.

En muchas escuelas alrededor del mundo ya está en marcha esta transformación. Por ejemplo, en el Instituto Nacional de Diseño en la India, los estudiantes aprenden a entender las necesidades del cliente trabajando en estrecha colaboración con empresas como Hewlett Packard o Autodesk. Otros ejemplos se pueden observar en Toronto o en Estados Unidos en el Hasso Plattner Institute of Design, conocido como “d-school” en el que los estudiantes de ingeniería, medicina, negocios, leyes y las artes se unen para hacer frente a los proyectos del mundo real.

Han trabajado en todo, desde reinventando la experiencia de radio por la mañana para una estación de un siglo de antigüedad, hasta en Nueva York para ayudar a atender a los clientes de JetBlue en demoras por condiciones climáticas masivas.

Los estudiantes desarrollan la empatía por los que van a utilizar sus soluciones, colaboran con compañeros de equipo que tienen enfoques para resolver problemas muy diferentes y entender lo que se necesita para hacer nuevas ideas viables.

En definitiva, esta nueva forma de aprender los prepara para hacer frente a desafíos importantes y complejos más allá de las aulas. Además de que los estudiantes han utilizado estos proyectos como un trampolín para el liderazgo empresarial.

Este tipo de proyectos prácticos desarrollados por estudiantes para resolver problemas reales son aprendizajes que no se pueden obtener en las aulas.

Durante mucho tiempo los educadores han visto como los niños ingresan a las escuelas con una creatividad innata, pero rara vez egresan de las escuelas con esa misma creatividad.

Sir Ken Robinson, un investigador británico, llevó a cabo un estudio con 1600 niños entre 3 y 5 años de edad. Midió su capacidad de pensamiento divergente (que tiene que ver con la generación de ideas para explorar muchas soluciones posibles como clave para la innovación).

El 98% obtuvo calificaciones altas en nivel de genio. Diez años más tarde volvió a medir la misma capacidad en los mismos niños y sólo el 10% obtuvo esa misma calificación alta en el nivel de genio.

Lo anterior ha hecho que las escuelas de todos los niveles, y no sólo las universidades, comiencen una reingeniería total en las formas de enseñar y de aprender, de tal forma que se eliminen los límites entre las aulas y el mundo real.

Para los ejecutivos de hoy, el ritmo creciente de la información hace que su mayor capacidad sea la de seguir aprendiendo a lo largo de su vida profesional, más allá de los conocimientos especializados que pudieran dominar. Seguir en la competencia del mundo actual significa que sigan siendo estudiantes de la innovación en toda su carrera.

La innovación implica producir constantemente grandes ideas y convertirlas en realidad una y otra vez y en una era de competencia global, estos cambios en la educación serán la clave para desarrollar la próxima generación de líderes.

Sin duda alguna un desafío aún más importante para los países en vías de desarrollo cuya agenda educativa aún cuenta con muchos rubros sin cumplir.

Puede leer el artículo completo en inglés haciendo click aquí.

Fuente: Ser para Ser Ideas para la Gestión del Desarrollo Profesional

COMICs