¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

¿Navidad o Fiestas?

Olga Connor

Hay una campaña por correo electrónico este año que trata de mantener la época de Navidad de un modo puro. Nos piden que no escribamos ni digamos ``Happy Holidays'', sino ``Merry Christmas'', y nos informan que el árbol es de Navidad: ``Estos no son Arboles de Fiestas, no son árboles festivos del invierno, ni arbustos de Januká, ni plantas de Alá, son Arboles de Navidad'', dice la campaña.

En esta columna he discurrido en otras ocasiones sobre temas arcanos, como la masonería, Nostradamus, el Tarot, los pataquíes africanos y la astrología; y también he escrito sobre la conversión de uno de mis nietos al judaísmo de su padre. Los lectores pueden considerarme ``demasiado abierta de mente''. De ahí que mi punto de vista sea que ``Happy Holidays'' no es la negación de una fieta cristiana. En inglés ``holiday'', en su primera acepción es ``día religioso'', ya que ``Holy'' quiere decir santo.

Hay otras consideraciones: ``Felices Pascuas'', como decíamos en Cuba, viene del hebreo, por la Pascua, que fue la liberación de la esclavitud en Egipto. En plural, sin embargo, se refiere a las solemnidades de esta época, desde la celebración del nacimiento de Cristo hasta la llegada de los Reyes Magos. La Natividad en otros grupos cristianos del Rito Oriental no se celebra hasta la Epifanía de Reyes, el 6 de enero. Y el origen de la celebración de la Navidad en la Iglesia Romana por estas fechas fue un modo de suplantar una fiesta de los romanos, la del ``Sol Invicto''.

La Navidad en diciembre es una fecha escogida, porque no se sabe realmente cuándo nació Cristo. En el Evangelio de Mateo se narra una historia genealógica: José era de la descendencia de David, de donde se profetizó que provendría el Mesías. Pero es en el Evangelio de Lucas donde leemos --en el capítulo segundo-- que José, que vivía en la ciudad de Nazaret de Galilea, tuvo que ir por mandato del emperador Augusto César, a empadronarse (ser contado) en la casa de su familia. Allí se dirigió con su desposada María a Belén, que es donde nace el Niño Jesús. Los estudiosos calculan que debió de haber sucedido más bien en la primavera que en el invierno.

Según el libro Mary Through the Centuries, de Jaroslav Pelikan (Yale University Press, 1996), sabemos muy poco del nacimiento de Jesús y de la vida de María en la Biblia. Los primeros cristianos no se refieren a María Virgen, ni en las epístolas de San Pablo, ni en las de los otros apóstoles, ni hay nada que indique que María y el nacimiento de Jesús eran considerados importantes, no así la pasión y muerte de Cristo. Ha sido la revelación religiosa a través de los siglos la que ha traído un papel increíblemente sacro y definitivo para María como Madre de Dios y que se haya hecho hincapié en el extraordinario misterio de la Natividad.

Para estas fechas nos apropiamos originalmente de las fiestas de los romanos --considerados paganos-- y ahora los no cristianos, también considerados paganos, quieren apoderarse de las fiestas cristianas. Se les debe dejar que se incluyan: según el principio de la parábola de Jesús sobre los convidados al gran banquete, que todo cristiano debiera saber, ellos pueden ser invitados a estas fiestas con el verdadero espíritu navideño. El de la Paz.

olconnor@bellsouth.net

Fuente: El Nuevo Herald 

COMICs