¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Se colocan los primeros blocks para construir el segundo nivel del Templo Masónico de Guatemala

Superada la crisis política de 1954 e:. v:. que tan funestas consecuencias acarreó al país y especialmente a la Orden Masónica, que se mantuvo dividida por casi una década, la Institución volvió a la normalidad y con una pacífica actividad, desarrollaba sus funciones en pro del engrandecimiento de la Orden, cuyo florecimiento en las décadas de los 70 y 80 fue considerable.

En la madrugada del 4 de febrero de 1976, e:. v:. las fuerzas telúricas de la naturaleza, desencadenaron el terremoto, que ocasionó un trágico saldo de más de 25,000 muertos y dejó tambaleante la estructura física de casi todo el país, incluyendo las instalaciones de la masonería que quedaron en ruinas.

Como el Ave Fénix, la Orden Fraternal resurgió de sus cenizas. El Gran Maestro de la época, R:. H:. Enrique Sosa Ávila (de la Resp:. Log:. Dr. Arton No. 9), asumió el reto que la historia le planteó, y enfrentó con arrojo y decisión, la reconstrucción nacional, cooperando con el Supremo Gobierno de la República. El R:. H:. Armando Diéguez Pilón, que viaja por el Or:. Et:. y el V:. H:. Héctor Roberto Rosada Granados, hoy retirado de las actividades fraternales, ambos (de la Resp:. Log:. ”Firmeza No. 3” ) con los demás HH:. designados en las diferentes comisiones, se echaron sobre sus hombros la reconstrucción del Pueblo de San Bartolomé Milpas Altas, de este Departamento. Titánica labor que cumplieron satisfactoriamente, reconstruyeron inclusive el Templo de la Iglesia Católica de dicha población, lo que fue ampliamente reconocido por los lugareños, que expresaron su reconocimiento a nuestra Augusta institución.

Fue en la gestión administrativa del R:. H:. Juan Rafael Sánchez Morales en 1979, e:. v:., que con el apoyo económico del V:. H:. Julio César Girón Galindo (ambos viajan por el Or\ Et\ y eran miembros de “Firmeza No. 3”) y con el concurso y aportes de otros HH:. se adquirió el terreno de la zona 5 de este Or:. para la construcción del Templo de la Masonería, en 1980 siendo Gran Maestro el Q:. H:. Carlos Humberto Sandoval Cardona, se hicieron las actuales instalaciones que tenían el carácter de “provisionales” y que con el paso de los años se volvieron “definitivas”. Cabe recordar en esta etapa histórica al ya nombrado R:. H:. Armando Diéguez Pilón y el V:. H:. César Escobar (que en esa fecha pertenecía a la Resp:. Log:. “Prometeo No. 30” y después se afilio a la Resp:. Log:. “José María Orellana No. 38”), que con la ayuda del Ing. Carlos Enrique Rosenberg Monzón, que todavía no había sido iniciado masón, pero que vio la V:. L:. el 16 de septiembre de 1981, en la Resp:. Log:. “Firmeza No. 3”, de la que llegó a ser Venerable Maestro en 1990, e:. v:. y posteriormente desempeñó el honroso cargo de Respetable Gran Maestro en el período 1993-94 e:. v:., ocupo también la Alta Dignidad de Soberano Gran Comendador y Primer Magistrado Judicial del Rito de la Masonería Escocesa, período 2005-2008, e:. v:. que se iniciaron los trabajos con la construcción de los locales comerciales para generar ingresos para la Gran Logia.

Gracias al fervoroso entusiasmo del V:. H:. José Francisco Ballesteros Guzmán de la Resp:. Log:. “Concordia No. 6” y a la decidida cooperación del actual Respetable Gran Maestro, se retoma nuevamente la construcción del Gran Templo, en la etapa del segundo nivel. La capacidad profesional del Q:. H:. Ballesteros Guzmán, su inquietud por el desarrollo material de la obra del Gran Templo, su entusiasmo inusitado en pro del engrandecimiento de nuestra Augusta Institución, merecen el respeto y la admiración de todos los que militamos en la Orden Fraternal. El Q:. H:. Ballesteros Guzmán, no está solicitando aportes económicos en efectivo, sino materiales de construcción con qué sacar avante la obra que será en beneficio de todos. Ahora QQ:. HH:. es cuando se necesita de cooperación de los demás HH:. de la Orden, aportando blocks, cemento, ladrillos, hierro y todos los demás insumos necesarios para que un día veamos terminada la obra comenzada. La caridad y solidaridad fraternal de los Altos Cuerpos de la Amistad y de la Masonería Internacional que siempre se pone de manifiesto en la ocasión de los grandes desastres que afectan a un país, no aplica para la construcción de templos materiales; son los Masones del respectivo Oriente los que deben emprender la construcción de sus instalaciones, para el desarrollo de los trabajos de la Orden por eso os instamos a que brinden sus aportaciones en materiales y todo aquello que sea necesario para la edificación que se construye. Seamos constructores de nuestro propio destino y demostremos a la comunidad masónica centroamericana, latinoamericana y mundial que los Masones de Guatemala sabemos enfrentar el magnífico destino que la Historia nos depara.

¡Adelante QQ:. HH:. unámonos en falange fraternal y brindemos nuestra más decida cooperación a la obra emprendida, que el Gran Arquitecto del Universo y nuestra Augusta institución os lo agradecerán!

COMICs