¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

EL TREN DE LA VIDA.

A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.

Con Vuestra  Venia V:.M:.

RR:.  Y  QQ:.HH:.

Q:.H:. M:.M:. Herbert Oré Belsuzarri
2do. Vig:. Fenix 137 - 1
Hace algunos años, estuvo de moda, una canción trova de nombre: “El Tren de la Vida” y estoy seguro que quienes lo escucharon entonces y  lo escuchan hoy, tienen la misma sensación, les llega el mismo mensaje, “la vida es un viaje.”

Son pocos los trenes que están en uso, por ello nuestra experiencia o sensación de un viaje en el, puede estar ausente en nuestra vivencia, sin embargo la experiencia de viajar en un ómnibus o combi es más común y frecuente.

Cuando uno aborda estos vehículos, no siempre están vacíos, la mayoría de las veces se viaja parado, hasta que dependiendo la distancia del viaje, uno alcanza la satisfacción de viajar cómodamente sentado.

En estos viajes, en cada paradero suben y bajan, hombres y mujeres de diferentes edades, con modales o sin ellos, todos viajan en el mismo vehículo, pero jamás algunos ni por azar cruzo con nosotros una sola mirada, pero fue nuestro compañero de viaje. Otro más comunicativo, entablo alguna variedad de dialogo: Para quejarse del mal servicio, lo caro del pasaje, otros gritan airadamente para que el chofer apure en llegar a su destino, también, algunos con serena paciencia permanecen en silencio. Son pocos ya pero aún existen de los que amablemente ceden el asiento a quién mejor lo necesita, otros para evitar viajar parado, se hacen al dormidito.

Dependiendo del clima y horario, cada viaje es una experiencia única e irremplazable, no hay dos viajes iguales. Se percibe la ansiedad por llegar a su destino y el apuro por bajar del vehículo, se ve la actitud de quien sube a la unidad, algunos agradecidos y otros expresando, sabrá dios que cosas. Pero todos viajan en el mismo vehículo, soportándose unos a otros para hacer más placido o cómodo el viaje.

Esto, no es otra cosa que una recreación diaria de lo que pasa en el mundo, muchos compartimos el mismo escenario, pero no nos enteramos quienes o cuantos. Cada uno con sus propios problemas, encerrado en sus paradigmas. Expresando con palabras o hechos su yo interior, hasta que le toca bajar del vehículo y olvidar lo que paso en este.

Así de simple es la vida, terminamos un corto viaje, para iniciar otro, pero aún no hemos aprendido la inmensa enseñanza de esta experiencia. Los Masones en la iniciación dicen que murió el profano para nacer a una nueva vida en la luz y que cada paso que da en la logia, es el inició de un viaje que concluye al cuadrar el templo, y puede pasar muchos años cuadrando el templo sin entender la enseñanza que ella tiene.

Morir para renacer, decían desde la antigüedad, todas las sociedades iniciativas, se deja la oscuridad para conocer la luz. Todos los días se pule la piedra bruta y aún cuando nos toca partir al oriente eterno, tenemos aún mucho que aprender. ¿No os parece esto, a un viaje en combi?  Quizás nunca más vuelvas a viajar con ellos, por las circunstancias de la vida, pero seguro estoy, que a partir de ahora, por lo menos intentaremos ver quienes son nuestros compañeros de viaje, y si podemos ayudar para que nuestro viaje sea mas placentero, utilizare mi mayor esfuerzo y entusiasmo, pues también es mi viaje, y cuando llegue al paradero final, me consolará la idea que fui el que más disfruto la travesía, porque entendí a tiempo que la vida es solo un viaje y que parto al oriente eterno, para iniciar uno nuevo.

He cumplido V:.M:.

COMICs