¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Carta del Gran Maestre de la Gran Logia de Masones de la Republica de Argentina

Al borde mismo del comienzo de las clases, la paritaria nacional llegó a un acuerdo para establecer el piso salarial docente y, sobre esa base, la mayoría de las provincias acordó las nuevas remuneraciones de maestros, profesores y personal administrativo.

En cambio, poco y nada se trató acerca de los contenidos de la educación y sus posibles reformas para ponerla al día y mejorar su calidad. Por el contrario, se anunció que nuestro país dejará de participar de la evaluación internacional PISA a la que nos referimos en el número inicial de Masonería Net.

A la sensación de zozobra que incluyó a los propios educadores, los poderes del estado y los padres de los alumnos por la incertidumbre sobre la iniciación o no del ciclo lectivo, se sumó un estado de perplejidad cuando pasó absolutamente inadvertido por las autoridades estatales el bicentenario del nacimiento de Domingo Faustino Sarmiento, salvo en San Juan y la Ciudad de Buenos Aires. La misma suerte corrió la recordación de los doscientos años del fallecimiento de Mariano Moreno.

A nuestro dolor como ciudadanos de la República se suma el hecho de que Moreno y Sarmiento fueron destacados miembros de la Masonería Argentina. El Secretario de la Primera Junta se inició en la Logia Independencia y en su corta trayectoria pública fundó La Gazeta de Buenos Aires y la Biblioteca Pública. En otras palabras, se ocupó de la imprescindible difusión de los actos de gobierno y de la “institución cuya finalidad consiste en la adquisición, conservación, estudio y exposición de libros y documentos”, según la definición del Diccionario de la Real Academia. En su homenaje, los periodistas argentinos celebran su día el 7 de junio, la fecha en que apareció la Gazeta,

Sarmiento, a su vez, fue Gran Maestre de nuestra Institución desde el 12 de mayo de 1882; antes había desarrollado una vigorosa tarea para el asentamiento y difusión de la enseñanza, fue Presidente de los argentinos, ocupó  cargos de otros niveles y envergaduras aún después de haber ejercido la primera magistratura, y luchó hasta conseguir la sanción de la Ley 1420. Recordamos también en este punto a Onésimo Leguizamón, masón iniciado en la Logia Jorge Washington 44 de Entre Ríos, que presidió el Congreso Pedagógico Nacional de 1882 y defendió desde su banca del Senado la ley de educación universal, gratuita, laica y obligatoria. 

Las sociedades se construyen con acuerdos y desacuerdos, coincidencias y disidencias. Los consensos nacen como una diagonal que recorre esos valores, permite la armonía y estimula la pluralidad de las ideas. Por eso, nos resulta ajeno el traslado de las querellas de la historia al presente, “lo hecho,  hecho está”, se pueden extraer conclusiones, aceptar sus beneficios y evitar la repetición de los errores, pero sin tomar banderas que solo sirven para la fragmentación social o para disputas sin destino.

Las dualidades maniqueas no nos ayudan, no nos mejoran, plantean dilemas inexistentes, alternativas equivocadas. 

Desde Masonería Net, destinamos este año al análisis, diagnóstico y terapéutica de la educación argentina. Hacemos un llamado de unidad en la diversidad porque masones y no masones somos argentinos de buena fe que deseamos y necesitamos el progreso de la Patria. Para que se dé esa instancia tenemos que dejar las viejas rencillas en el olvido definitivo, aprender el mensaje de la historia, construir el presente con una intensa percepción del futuro a la luz de los grandes progresos que nos aportan la ciencia y la tecnología.

Hagamos el nuevo camino, recordemos con gran respeto a nuestros mayores y entendamos que ahora nos toca actuar a nosotros en un contexto bien diferente en el que tal vez quepan algunas tradiciones y otras deban ser archivadas por anacrónicas.

Reciba, estimado lector,  mi saludo cordial y fraterno.

Ángel Jorge Clavero
Gran Maestre

COMICs