¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

CUBA: Esclarecer u Oscurecer.

Gracias a la gentileza y las buenas relaciones establecidas por nuestro actuar analítico, transparente, razonado y justo, he recibido correspondencia solicitándome mi opinión sobre los temas que trata una carta recibida por algunas Logias y que se auto-denomina DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS proveniente de una supuesta-logia de Palma Soriano, en Santiago de Cuba.

Salta a la vista la expresión estar destinada a “Esclarecer” cuando resulta lo contrario: ya que lo que logra en su intento es el de Confundir; el texto no esclarece nada, es una tremenda pavada y se parece al ya célebre trabalenguas de “la técnica es la técnica, porque sin técnica no hay técnica” pero ateniéndome a las solicitudes y pensando que los que redactaron este atrojado documento no están tan esclareciendo me gustaría hacer algunas preguntas en favor de que las respondan:

¿Qué es ser masón regular?

Este es un término que por mucho que les he preguntado a muchos masones cubanos que me hablan del tema, ninguno me lo ha podido definir y no han sido dadas por las razones que expresan (para querer establecer una diferencia entre los masones que integran las Logias de la confederación de la G.L.C. y de los masones que ya no la integran) Y todo porque esas Logias (las ultimas) han decidido, no continuar bajo tal régimen de irregularidades imperantes en la Gran Logia.

Todos los masones en Cuba se iniciaron en una Logia regular; (por lo tanto todos los masones son regulares)  se iniciación, cumpliendo las normas que se establecen como aceptadas por la generalidad y estos masones de estas Logias que ya no integran la G.L.C. no han hecho nada que cambie su forma de iniciación. Ahora, como bien deben conocer los esclarecedores de la carta en cuestión, a pesar de haber sido aceptadas por solicitud de auxilio masónico en la Gran Logia Constitucional del Perú, mantienen los ceremoniales de iniciación, ascenso y exaltación, usando las misma liturgias, mantienen la misma observancia y el mismo respeto a las leyes Fundamentales o a lo que es lo mismo, a los Antiguos Limites.

En sus divagaciones, los que se atreven a dar ideas, pretenden alegar que estas Logias ya no pertenecen a la Gran Logia Regular… yo pregunto: ¿Quién otorgó ese título que más bien debe ser el de irregular?  Lo que sucede hoy en el seno de la G.L.C. con su flamante Corte Suprema, incluyendo al Supremo Consejo del Grado 33, es de más irregularidad masónica que lo que han hecho estas Logias, por cuanto encarcelan la libertad, imponen mordazas y aplican vendas a los ojos, expulsando, sancionando y atacando a quiénes exigen Libertad, y se comenten interna y externamente tantas irregularidades que provocan que nazcan estos masones en Logias independientes de la G.L.C.

Como muestra de las irregularidades de la G.L.C. y el Supremo Consejo del 33º, les prevengo lo que encuban en contra de la constitución masónica y que casi seguro intentaran imponer en la próxima sesión del día 28: en el caso de la acusación de varios masones que por las irregulares relaciones realizadas por Jesús Armada Pena con masones y Logias en el exterior y el mutis total por las mismas relaciones del Diputado Gran Maestro Rubén Evaristo y el Gran Orador Gilberto Betancourt Gil, piensa el Gran Maestro que en contra de la constitución, que la alta cámara desestime la acusación,  -al no haber protestado contra la Corte ninguna Logia de las que pertenecen los acusadores-, siendo esto contrario a lo que establece el articulo -6- que no permite ser tribunal de hechos, sino tribunal de Derechos.

Volviendo a la carta original, ser masón regular es cumplir los juramentos, Defender la Libertad a todos los niveles y fundamentalmente dentro de la Institución y del Reglamento particular de la Logia y especialmente el de respetar los acuerdos de la mayoría, aun cuando sean contrarios a vuestra opinión particular, aunque sin perjuicio de ejercitar vuestro derecho conforme a la Ley en caso de disentimiento.

Y precisamente es lo que no han hecho estos desertores de la Verdadera Logia José Martí, tratan de hacer todo lo contrario, han emigrado para la Logia Dos Ríos y se encuentra enquistados bajo la supuesta protección del gran maestro José Ramón, pretendiendo que les sean reconocidos los derechos de la verdadera Logia, llegando hasta denunciar a los que hasta ayer fueron sus HH. ante las autoridades profanas bajo el confuso de que son ilegales y que les usurpan el templo, cuando ellos son los UNICOS y verdaderos Regulares y Legales dentro del marco de la sociedad y la Masonería.

Los que pretenden y usurpan algo son los que dirigen esta carta, como los fondos y cuenta de banco que lograron tras confundir al registrador de asociaciones en Santiago, usurpan el nombre de José Martí en contra de lo que plantea la Ley de asociaciones y el contubernio de gran maestro, grandes funcionarios y aparente confusión del citado registrador.

Como ejemplo, de que los grandes funcionares son los primero que no acatan las leyes y decisiones legalmente adoptadas por la G.L.C.,  las Logias y masones -que hoy se les tildan de irregulares-, se encuentran en esas condiciones por reclamar el cumplimiento de la Ley incluso al acudir al órgano de gobierno civil -derecho que le otorga la Constitución de la República- en reclamo de la correcta aplicación de la Ley masónica, es el ejercicio de la libertad.

Los firmantes de la carta, se sienten sin moral y por ello no son capaces de poner sus nombres para asumir la responsabilidad de lo que exponen en el texto, el que a todas luces se nota es falso, ya que no esta sellado por el cuño oficial de la Logia, por danto es un papelucho sin valor alguno. 

Pretender y decir que una firma sin nombre es la verdadera Logia José Martí, reclamando de las buenas relaciones de la G.L.C. (habrán querido expresar -de los grandes funcionarios-) pretendiendo involucrar a los funcionarios del gobierno de Cuba para que les gestione la entrega del Templo y demás propiedades que poseen legítimamente los verdaderos, -eso sí es grave en masonería porque están levantando (falsos testimonios) contra una mayoría de hermanos- cuatro veces mayor que estos desertores y (repito) en masonería la falsedad es un delito gravísimo.

Finalmente ¿Sí, tanta fe tienen en la justicia de las leyes de nuestro país; (cuando alegan) que sabrán aplicar con sabiduría y comprender los derechos... Que piensan les asisten? ¿Por qué no acuden a los tribunales en demanda de los derechos que piensan tener? Será que: ¿Temen que no les reconozcan los presumidos derechos? o que ¿sus malos consejeros los (grandes funcionarios) se verían en la obligatoriedad de procesarlos, como hicieron con los HH. Alcides Herrera y Ernesto Pina de la Logia Hijos de Colombo por salirse de los previos masónicos? ¿Por qué ellos (los grandes funcionarios) son los únicos que pueden hacerlo, como lo hacen solapadamente? ¿Veremos que dice Amador en esta ocasión, ahora que lo han colocado nuevamente secretario de la corte suprema de injusticia masónica?  

COMICs