¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

M:.R:.H:.Ascensión Tejerina, primera mujer presidenta masónica y directora del curso en la biblioteca de la UNIA,

La primera mujer presidenta masónica dirige estos días en la UNIA un curso de verano · La organización explica las actividades a las que se dedica tras años de permanecer en la sombra
zoom

Ascensión Tejerina, primera mujer presidenta masónica y directora del curso en la biblioteca de la UNIA, momentos antes de la presentación.
Ascensión Tejerina, Gran Maestre y ex presidenta de la Gran Logia Simbólica Española de 2000 a 2006, es actualmente Maestra en la Logia Obreros de Hiram, nº 29 de Sevilla y presentó el curso Masonería: método, historia y vigencia en la sede de la Universidad Internacional de Andalucía. 

Se trata de una actividad cuya parte teórica ha sido organizada por historiadores, y se encuentra dividida en tres bloques: la primera se centra en el método masón, y en él los propios masones contarán sus vivencias, dando un punto de vista personal e interno. El segundo bloque versará sobre la incidencia de la masonería en la actualidad y cómo ha cambiado o influido en la sociedad la existencia de masones que ejercieran el método. La última parte tratará la historia, abordando lo más científico de este movimiento y el análisis que se ha llevado a cabo en el Archivo histórico de Salamanca, dando una visión muy amplia del fenómeno histórico. "Queremos decir qué somos, a qué nos dedicamos y dar un apoyo científico a lo que decimos, para que esto sea corroborado por los historiadores" señala la directora del curso. 

Debido a la persecución sufrida durante un amplio periodo de tiempo, sólo se contabilizan 3.500 masones en España, mientras que en otros países, como Francia, se encuentran 200.000 actualmente. "Estamos intentando consolidarla y que se vea como en los países vecinos"; "sigue siendo tan actual como cuando se constituyó la masonería especulativa en 1723, pues el ser humano es el mismo tanto humana como mitológicamente, y necesita de este método o cualquier otro para conocerse a sí mismo y tratar de ser una persona libre y tomar sus propias decisiones". 

Tejerina define la masonería como un fenómeno sociológico e histórico complejo, "es una filosofía, un método y un compromiso" describe. Filosofía porque trata de resolver la ambigüedad a la que se expone el ser humano, pues siendo una persona individual, ha de vivir en un mundo colectivo. El compromiso se encuentra en tratar de trabajar en el conocimiento de uno mismo y en el mundo que nos rodea, intentando ser felices. Y por último Tejerina habla del método ya que "si se sigue correctamente, cosa que es difícil, puede llevar al individuo, en un alarde de libertad, a ser dueño de sí mismo"; "queremos contribuir a la construcción de una sociedad que sea más feliz, que no se deje guiar por el consumismo y sea capaz de tomar sus propias decisiones". 

La directora defiende que como grupo, los masones no tienen poder para influir en la política, "podemos hablar de temas políticos desde un punto de vista ético, en nuestras logias hay gente de todos los partidos y religiones, por lo que no podemos decantarnos por unos ni otros o crearíamos una guerra interna", afirma. 

"Fue Pinochet, pero también fue Allende" declara la Gran Maestre al explicar que muchos de los que entran en masonería tienen intereses que se desvían de lo que ésta persigue, pues es complicado controlar los principios de los que entran a formar parte de esta institución. En Andalucía, los conocidos Diego Martínez Barrios, Antonio Machado o Blas Infante fueron masones y dan otra perspectiva a la visión negativa que se tiene de dicho movimiento. 

Históricamente, la masonería ha sido una organización constituida únicamente por hombres; actualmente, Ascensión Tejerina apunta que "la mujer está en pie de igualdad, no tanto en oportunidades pero al menos sí en derechos con el hombre, en nuestra sociedad"; "hay una parte de la masonería que ha cambiado, y ha admitido a la mujer, si bien la masonería inglesa sigue siendo masculina y muy tradicionalista". 

En los países donde no se ha dado una democracia consolidada aún se tiene una visión negativa de este grupo, "en Bélgica o Francia no se dan persecuciones, la gente sale con sus bandas a la calle, los masones tienen sus edificios públicos a los que se puede entrar, está tan consolidada que los actos masónicos no atraen a la prensa". Desde 1997 la prensa puede asistir a sedes masónicas en Sevilla y Barcelona, se realizan jornadas culturales abiertas, conferencias con participación de masones, exposiciones, y realización de cursos como el de la UNIA, que ayudan a abrir la mente hacia una imagen más positiva al respecto, tal y como explica la directora. "No podemos evitar que esa imagen siga, y quizá necesitemos una generación más para quitarla". 

A través de internet se puede solicitar la entrada a cualquier grupo masón. Para ello se ejecuta un sistema por el que se conocerá a la persona por medio de entrevistas e investigación. La institución es muy cuidadosa con aquellos a los que acoge en el grupo, no admitiendo a nadie que esté a favor de la pena de muerte ni nadie que haya cometido ningún acto que contradiga la declaración de los derechos humanos. "Aún así no podemos evitar que entren desquiciados en masonería, o que personas que entran en su sano juicio cambien con el tiempo, lo que sí podemos hacer es expulsar a dichas personas", añadió Tejerina en referencia a la matanza ocurrida en Noruega, cuyo presunto ejecutor podría pertenecer a un grupo masónico. 

La directora del curso concluye la presentación afirmando que "en España se ha creado una imagen muy negativa de la masonería en la época del franquismo, pues nosotros decimos: aprende a pensar por ti mismo, a ser una persona libre y a cuestionar todo lo que te dicen, y este tipo de personas, para cualquier gobernante, sobre todo un dictador, no le interesa, y por tanto nos persigue".

COMICs