¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

La Masonería: el Principe Regente, Gran Maestre.

Publicado por Gabriel Alberto Restrepo Sotelo 
Con todo respeto, comparto escrito historico interesante, el cual puede hacer alusiòn a ciertas discusiones que se presentaron antaño: Bolivar, San Martin y otros.Paz y Bien .-.

Rodolfo H. Terragno MAITLAND & SAN MARTÍN
CAPÍTULO 8
La masonería
Al tiempo de la guerra de la Península, Inglaterra se debatía entre dos objetivos contradictorios. El principal era, por supuesto, detener a Napoleón, y a estos fines España y Portugal eran los únicos aliados que Inglaterra tenía en Europa. Por otro lado, un clamor público demandaba, en Inglaterra, que la corona extendiera “sus conquistas al Nuevo Mundo, de modo de mantener un equilibrio”, lo cual era importante tanto desde el punto de vista militar como comercial.
Napoleón había impuesto un bloqueo al continente e Inglaterra se sentía en la necesidad de encontrar nuevos mercados cuanto antes. Hispanoamérica ofrecía la oportunidad más promisoria, pero los españoles se aferraban a su monopolio: estaban convencidos de que todo esfuerzo por preservar sus colonias de ultramar se volvería inútil si otras potencias quedaban en libertad de comerciar con esas colonias. Revolucionarios como Miranda sabían que era esa resistencia española lo que más inquietaba a Inglaterra. Por lo tanto, ellos prometían libre comercio, y aun facilidades territoriales, a cambio de la ayuda militar que Inglaterra pudiera prestar a los movimientos independentistas. La oferta tentaba a Inglaterra, pero la necesidad de no irritar a sus aliados europeos frenaba toda acción práctica.
El Príncipe Regente, Gran Maestre
Como asociación consagrada a la Libertad, Igualdad y Fraternidad, portadora de ideas supranacionales y amparada por el más estricto secreto, la moderna masonería (fundada en LoNdres en 1717) era ideal para prestar asistencia indirecta a los revolucionarios hispanoamericanos.
Eso no pudo pasar inadvertido a los masones británicos, entre los cuales había figuras de tanta prominencia como el Príncipe Regente, opuesto a la idea de que Gran Bretaña diera apoyo formal a movimientos subversivos en Hispanoamérica.
El futuro Jorge IV había sido iniciado en 1787 por su tío Henry Frederick, Duque de Cumberland, en la Logia Príncipe de Gales, 259EC, Londres.
En 1811, el príncipe era Gran Maestre de la Moderna Masonería Constitucional Inglesa.
Duff, el amigo de San Martín, masón cercano al Príncipe Regente
El hombre que ayudó a San Martín a salir de España para ir a Londres y, de allí, partir rumbo a Sudamérica, era un masón de nota. James Duff había sido admitido a la masonería en la Logia St Andrew N° 52, en Banff, el 28 de enero de 1802.
A su regreso de la Península sería nombrado Maestre de Culto de la misma logia, el 30 de noviembre de 1813.
Exactamente un año después, el 30 de noviembre de 1814, lo eligirían Gran Maestre Encargado de la Gran Logia de Escocia, Edimburgo, cuyo Gran Maestre era nada menos que el Príncipe Regente.
No hay prueba de que Maitland fuera masón. El único indicio es que era parroquiano de la Taberna de los Masones (Freemason’s Tavern), punto de reunión de los Amigos del Pueblo (Friends of the People), un grupo parlamentario del cual el propio Maitland era un miembro prominente.
El líder del grupo era Sir James Mackintosh, un famoso masón y abogado de la independencia sudamericana.
Mackintosh, otro escocés, era íntimo amigo de Cochrane, el futuro jefe naval de la expedición a Perú.
Tampoco hay prueba de que Dundas fuera masón. Sin embargo, no hay dudas sobre el carácter masón de Robert Saunders Dundas, su hijo y secretario privado: en 1801 fue designado Gran Maestre delegado de la Logia Hoyrrod House (St. Luke) No. 44, de Escocia.
Sir David Baird, de quien ya dijimos que fue amigo de Popham, invadió (también él) Buenos Aires y, luego, peleó en España contra las fuerzas napoleónicas, fue iniciado en la logia Canongate Kilwinning No. 2, el 2 de febrero de 1784.
La masonería como vínculo utilizado por Miranda
Si bien no pudo hallar la prueba, el principal biógrafo de Miranda sostuvo que, dado “el resto de sus actividades”, era “perfectamente congruente” pensar que el Precursor estaba ligado a la masonería.
No es una mera conjetura; hay indicios que la avalan y han llevado a otros biógrafos a ser más categóricos.
Miranda llevaba un diario de su vida y, en él, anotó varias visitas a logias europeas. Su biblioteca privada, por otra parte, contenía gran número de obras masónicas. Esto lo destaca una historiadora venezolana, que luego de varios años de investigación en Londres, creyó haber hallado vestigios de la pertenencia de Miranda a una logia llamada La Paz.
La historiadora venezolana asegura que Pitt también era masón y que la masonería pudo haber sido el canal utilizado por Miranda para llegar hasta el Primer Ministro.
Bolívar, iniciado en París
Fue el mismo Miranda quien, según la misma fuente, presentó a Bolívar. El 27 de diciembre de 1805 el futuro Libertador de Colombia fue iniciado en una rama francesa de la logia escocesa St. Andrew. Francia conserva, en la Bibliothèque Nationale, documentos que prueban la pertenencia de Bolívar a la “Rble. L .. Écossaise de St. Alexandre”. El venezolano, que vivió un año en París, fue Maestro en esa logia.
La logia de Cádiz, afiliada a la Gran Reunión Americana de Londres
En 1807, Miranda fue a Cádiz para establecer una logia en ese puerto español: el único abierto al comercio con las colonias tras la invasión napoleónica de la Península.
De acuerdo con Mitre, a principios del siglo 19 la Sociedad de Lautaro, o de los Caballeros Racionales, tenía ramificaciones por toda España y estaba afiliada a la Gran Reunión Americana, establecida en Londres por Miranda. En Cádiz solamente –precisa Mitre– la sociedad tenía, en 1808, más de 40 miembros, incluyendo algunos notables españoles. Los del primer grado juraban trabajar por la independencia de Hispanoamérica; los de segundo grado se obligaban a no reconocer en Hispanoamérica otro gobierno que aquel establecido por la voluntad libre y espontánea de los pueblos, de acuerdo con los principios republicanos. Mitre nos asegura que San Martín fue miembro de esa sociedad.
Fue en Cádiz, por otra parte, donde San Martín decidió retirarse del ejército español en 1811. Un autor masónico sostiene que todos los miembros de la logia mirandina “tenían que ser masones”. Por su parte, la masonería argentina afirma, sin aportar pruebas, que “el Libertador fue iniciado masón en la Logia Integridad, de Cádiz, afiliándose posteriormente a la Logia Caballeros Racionales N° 3 de dicha ciudad. Allí recibió el tercer grado de la masonería simbólica, el 6 de mayo de 1808”.
El agente de Miranda en el Río de la Plata era Saturnino Rodríguez Peña, el masón que liberó a Beresford después de la capitulación de los invasores británicos, en 1807. Rodríguez Peña recibía “una asignación del General Whitelocke y una pensión del gobierno británico”.
San Martín promovido al 5° grado en Grafton Street
En Londres, San Martín participó en reuniones de la Gran Reunión Americana, organizadas por Bello y López Méndez en 28 Grafton Street. Allí, el futuro Libertador fue promovido al quinto grado. Esto fue confirmado por Zapiola, en nota a Mitre:
En Londres asistí a la Sociedad establecida en la casa de los Diputados de Venezuela [Grafton Street]. Allí fui ascendido al 5° [grado] como lo fue el General San Martín. Ésta estaba relacionada con la de Cádiz y otras. Yo he creído que el General Bolívar ha sido el fundador de la Sociedad, o ha tenido una parte en su fundación. En Londres conocí al Diputado de Caracas [López] Méndez y al Secretario Bello, a [...] Manuel Moreno y otros más.
Todos ellos participaban en los “trabajos”, como llamaban a sus reuniones en la casa de Miranda. Tales reuniones estaban encaminadas a encontrar los modos de establecer gobiernos soberanos en Hispanoamérica. Cada uno de los que participaban de los “trabajos” había jurado, en la ceremonia de iniciación, “no reconocer por gobierno legítimo de las Américas sino aquél que fuese elegido por la libre y espontánea voluntad de los pueblos y trabajar por la fundación del sistema republicano”.
Alvear, Zapiola y Chilavert
Carlos María de Alvear, José Matías Zapiola y Martiniano Chilavert, con quienes finalmente San Martín se embarcó en 1812 rumbo a Sudamérica, estaban con él en Londres y se unieron a la logia.
Los tres, como San Martín, habían nacido en el Virreinato del Río de la Plata, se habían educado en España, eran oficiales españoles, habían luchado contra las tropas napoleónicas, y habían ido en 1811 a Inglaterra a prepararse para venir a América.
Alvear, que había presidido la Logia Caballeros Racionales N° 3 de Cádiz, fundó en Londres la Logia Caballeros Racionales N° 7, secundado por San Martín, Zapiola, Chilavert y otros criollos.
Años más tarde, cuando ejercía una misión diplomática ante el gobierno de los Estados Unidos, fue admitido en la Logia Federal N° 15 de Washington, D.C.
Éste y otros hechos posteriores acreditan su masonería. El 9 de noviembre de 1848 participó de la asamblea de la Gran Logia del Distrito de Columbia y asistió a la colocación de la piedra fundamental de un monumento a George Washington, mandado a erigir por los masones norteamericanos.
Zapiola, que fue secretario de la Logia Lautaro, aparecería años más tarde en distintos registros masónicos. La Gran Logia Central lo reconoció en 1860 como uno de los “fundadores de la Masonería en tierras de América” y a su muerte, en 1874, el Gran Maestre Nicanor Albarellos dictó un decreto de honores por “el Ilustre Hermano que nos dio la libertad junto al Gran Iniciado General San Martín”.
En el nombre, “Lautaro”, estaba cifrado el plan
El historiador Vicente Fidel López, cuyo padre, Vicente López y Planes, integró la Logia Lautaro, ha aportado numerosos elementos a la polémica sobre el carácter de la logia. López fue Gran Maestre de la Gran Logia de la Argentina (1879-1880) y Gran Comendador del Supremo Consejo Grado 33° para la República Argentina (1878-1882).
Según este autor, el nombre de la Logia Lautaro no tenía que ver con la leyenda que Alonso de Ercilla y Zúñiga narró en su poema La Araucana. Lautaro era una “palabra masónica”, es decir, “simbólica”, que significaba “expedición a Chile”.
Si esto es así, la expedición a Chile ya debía ser un objetivo de San Martín cuando abandonó España. Esa expedición debía comenzar, por lo visto, en Buenos Aires. Fue hacia aquí donde se dirigió San Martín –junto con otros miembros de la Logia– al embarcarse en 1812 en Londres.
Salvo que creamos donde San Martín mintió a sus superiores cuando dijo que dejaba España para dirigirse a Lima, tenemos así (cifrados en el itinerario de la George Canning, el nombre de la Logia Lautaro y el pedido de baja de San Martín en España) los elementos del plan que ejecutó el Libertador:
• El control de Buenos Aires.
• La expedición a Chile.
• El destino final: Lima.
Vía de acceso a secretos británicos
Si me detengo en la masonería es porque creo que fue, para San Martín, un canal de acceso a ciertos secretos británicos. Para eso, habrá bastado con cualquiera de estos supuestos:
1. Que San Martín haya sido masón.
2. Que la masonería inglesa o escocesa haya tratado a las logias pseudo-masónicas de americanos independentistas como organizaciones fraternas que, por compartir ciertos objetivos, debían conocer algunos secretos.
3. Que, conociendo los planes y el carácter excepcionalmente reservado de San Martín, algunos de sus numerosos amigos masones haya compartido con él (si no otros secretos de la masonería) información sobre proyectos en los cuales la masonería servía informalmente el interés del Reino Unido.
Todo mi esfuerzo, en este capítulo, consiste en demostrar que alguno de esos tres supuestos es cierto. Sé que esto no será bien interpretado por muchos. Bastó que se publicara un anticipo de este libro para que, en 1998, se desatara una falsa polémica.
Católicos vs. masones
La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones se adelantó a proclamar a San Martín como uno de “sus miembros más conspicuos”.
Una asociación sanmartiniana me acusó de atribuirle a San Martín “filiación masónica”, como parte de un supuesto intento de “destruir la imagen del Libertador”. En una réplica pública a argumentos que no son los míos, esa asociación resumió los datos que distintos autores han acumulado para probar que San Martín era católico, apostólico y romano:
• “Fue bautizado”.
• “Contrajo nupcias en misa de esponsales y comulgó durante misa”.
• “El primer artículo del Código Militar que redactó dice: Todo el que blasfemare el santo nombre de Dios o de su adorable madre e insultare la religión por primera vez sufrirá cuatro horas de mordaza por el término de ochos días; y por segunda vez será atravesada su lengua con un hierro candente y arrojado del cuerpo de Granaderos”.
• “Luego del combate de San Lorenzo ordenó misa y colocó cruces en las tumbas de los muertos”.
• “Celebró los aniversarios con función de Iglesia”.
• “Juró por Dios y la Patria la Independencia nacional (8 de agosto de 1816)”.
• “Donó al convento de franciscanos su bastón de general”.
• “Sus tropas usaban el Santo Rosario al cuello y lo rezaban a orden del sargento de semana”.
• “Designó a la Virgen del Carmen como patrona del Ejército de los Andes”.
Con parecidos argumentos fue respondida la afirmación de la Gran Logia: “En el libro del profesor Horacio Juan Cuccorese (San Martín: Catolicismo y Masonería), editado por el Instituto Nacional Sanmartiniano, se demuestra con fuentes solventes que, si San Martín hubiese reportado a esas logias –condenadas por la Santa Sede desde 1738 (“In Eminenti Apostolatus Specula”)– no habría, como lo hizo, contraído matrimonio en la Catedral, en la que recibió la bendición y la comunión, ni dado normas sobre prácticas católicas en el Regimiento de Granaderos y en el Ejército de los Andes, ni entregado el bastón de mando a la Virgen del Carmen, ni declarado en el Estatuto del Protectorado del Perú que la religión del Estado era la católica”.
En la contra-réplica, la Gran Logia ofreció su propia colección de datos (algunos de ellos faltos de prueba documental) para demostrar que San Martín era masón:
• “El Libertador fue iniciado masón en la Logia Integridad, de Cádiz, afiliándose posteriormente a la Logia Caballeros Racionales N° 3 de dicha ciudad. Allí recibió el tercer grado de la masonería simbólica, el 6 de mayo de 1808”.
• “Participó después de la fundación de la Logia Caballeros Racionales N° 7 de Londres, y ya en Buenos Aires, bajo la orientación del doctor Julián B. Álvarez, Venerable Maestro de la Logia Independencia, fundó la Logia Lautaro, junto con Alvear, Chilavert, [José Matías] Zapiola, [el barón Edward K. Von] Holmberg y otros”.
• “Después de organizar el Ejército del Norte, marchó a Córdoba, donde reunió a un grupo de patriotas para iniciarlos en la masonería. El 24 de mayo de 1814–según acta existente– quedó constituída la Logia Lautaro en Córdoba”.
• “San Martín fue designado general en jefe del Ejército de los Andes el 1° de agosto de 1816 y casi simultáneamente fundó la Logia del Ejército de los Andes, y asumió el cargo de Venerable Maestro”.
• “En 1821 fundó la Logia Paz y Perfecta Unión, de Lima, que opera inscripta bajo el N° 1 en el Registro de la Gran Logia del Perú”.
• “Ya en el exilio y durante su permanencia en Londres, el prócer frecuentó las Logias San Andrés N° 52 y San Juan Operativo N° 92, ambas pertenecientes a la jurisdicción de la Gran Logia de Escocia”.
• “Cuando se trasladó a Bruselas, se incorporó a la Logia La Perfecta Amistad, que en su honor mandó a acuñar una medalla de plata cuyo facsímil guardamos”.
• “Al radicarse en Francia, se encontró con Alejandro Aguado, su hermano en la Logia Integridad de Cádiz. Fueron vecinos, y así es como figuran las firmas de ambos como participantes de las tenidas masónicas de la Logia Evry”.
La historia vista desde Gran Bretaña
En una comunicación por escrito, la Gran Logia Unida de Inglaterra me aseguró, a través de su Bibliotecario y Curador, que: La Logia Lautaro no fue una logia masónica sino una sociedad política secreta. Es posible que haya adoptado algún rito o formas pseudo-masónicas, pero la masonería regular no tuvo conexión con la Logia Lautaro y no habría respaldado a esa organización ni sus actividades.
Luego de esa enfática negativa, el funcionario masón –claramente interesado en poner tanta distancia como fuera posible entre la masonería británica y la Logia Lautaro– agregó: Uno de mis predecesores en este cargo, John Heron Lepper, quien fue un lingüista del castellano y una autoridad en asuntos sudamericanos, dejó escrito que, habiendo investigado aquí cada uno de los registros donde podría haber referencias a algún miembro conocido de la Logia Lautaro, no encontró absolutamente ninguna prueba que permitiera conectar a alguno de ellos con la masonería regular inglesa.
Me sorprendió comprobar, poco después, que el funcionario masón no había citado fielmente a su predecesor. Descubrí, en efecto, que Lepper había escrito en 1951:
Dónde y cuándo aquellos hombres fueron iniciados en la masonería es un misterio, excepto en el caso de Bolívar, de cuya iniciación en París hay fuertes indicios. Mitos y leyendas han corrido con respecto a los otros famosos líderes latinoamericanos. Yo he investigado sin éxito cada uno de los registros del free hall [sede de la gran logia ] donde podría haber referencias a algún miembro conocido de la Logia Lautaro. No obstante, nada es más cierto, en mi opinión, que todos ellos fueron masones, aunque se cuidaron bien de no proclamar conexiones con la masonería. Es posible, y aun probable, que el primer grado de la Logia Lautaro haya sido puramente masónico y los grados subsiguientes enteramente políticos.
Como se aprecia, las dos versiones difieren. Si en algo coinciden es en la ausencia de toda referencia a San Martín en los registros masónicos de Londres.
El dato importa porque los registros de las dos grandes logias inglesas –unificadas en 1813 para formar la actual Gran Logia Unida de Inglaterra– están totalmente indexados.
Según la propia Biblioteca de la Gran Logia, si alguien no figura en esos registros es porque nunca fue miembro de la masonería inglesa.2
Está claro, por lo tanto, que San Martín no perteneció a la masonería de Inglaterra.
La orden escocesa
Fue la masonería escocesa, más que la inglesa, la que se vinculó con los revolucionarios hispanoamericanos. Es posible que Duff haya puesto a San Martín en contacto con miembros de la orden escocesa. Eso pudo haber ocurrido en 1811. El Libertador llegó a Gran Bretaña con “cartas de recomendación” de Duff, y pasó cuatro meses allí, antes de embarcarse con destino al Río de la Plata.
No es cierto, en cambio, que el Libertador haya “frecuentado” las Logias San Andrés [St. Andrew] N°52 y San Juan Operativo N°92, de la Gran Logia de Escocia, en 1824.
San Martín pasó sólo una semana en Escocia. El lunes 9 de agosto de 1824 tomó un coche en Londres rumbo a Banff, donde se hallaba (y se halla) Duff House: el palacio barroco, estilo romano, que el abuelo de su amigo había mandado a construir ocho décadas antes.
San Martín llegó el viernes 13 y se alojó en la mansión, pero debió esperar a que Lord Fife regresara, el domingo, de un via-je. Los dos amigos apenas pasaron cinco días juntos y, si acaso, tuvieron apenas tiempo para alguna visita a la Logia St Andrew N° 52, en la calle Bridge Street.
El jueves, “el muy ilustre y noble señor don José de San Martín” fue nombrado ciudadano honorario de la ciudad, y el viernes, 20, emprendió el regreso a Londres.
De cualquier manera, no hay dudas que San Martín tuvo numerosos contactos con masones británicos. Un indicio lo da este libro que tenía en su biblioteca, donada por él mismo a Lima: The Freemason’s Monitor. Es la colección encuadernada de una publicación masónica.
La Logia de Buenos Aires
Volvamos ahora a 1812. Apenas llegados a Buenos Aires, los pasajeros de la George Canning formaron la Logia Lautaro de esta ciudad. El número 1 era Carlos María de Alvear, secundado por San Martín.
Entre los papeles de Vicente Anastasio Echavarría, “actor de la Revolución y enemigo de los logistas”, se encontró a su muerte “una lista clasificada” de la logia. Valiéndose de esa lista, Mitre se siente en condiciones de afirmar: que, de 55 miembros que formaban parte de [la logia] en aquella época [¿1813?], 4 fueron fuNdadores, a saber: San Martín, Alvear, [Ramón Eduardo de] Anchoris y Zapiola; que, de ellos, 24 eran del partido personal de Alvear y 13 de San Martín; que 3 formaban parte del Poder Ejecutivo y 26 de la Asamblea Constituyente del año XIII; y por último, que 7 de los logistas de Buenos Aires habían formado parte de las logias Cádiz y Londres, a saber: San Martín, Alvear, Guido, [Prudencio] Murguiondo, [Pablo] Zufriátegui, Malther y Anchoris.
Los nuevos miembros eran admitidos “de acuerdo con el ritual de las logias masónicas”. En los grados superiores se los iniciaba “en los más elevados propósitos de la sociedad”, tras la cual se “escondía la Logia Matriz”, poseedora del “poder supremo”. La Matriz estaba en Londres.
Caída de Alvear
La Logia Lautaro fue, como hemos visto en el capítulo 1, protagonista del golpe militar del 8 de octubre de 1812, del cual participaron Alvear y San Martín. Luego de eso, la logia asumió el “supergobierno secreto, controlando la totalidad de los nombramientos políticos y militares”.
Alvear se valió de tales poderes para llegar, a principios de 1815, al cargo de Director Supremo. Muy pronto debería probar su propia medicina. El coronel Ignacio Álvarez Thomas se alzó en abril contra la “administración corrompida” e instó a todas las fuerzas a “negar la obediencia al Gobierno” mientras Alvear siguiera al frente. El coronel Miguel Soler, gobernador intendente de la capital, se plegó al movimiento. Acorralado, Alvear entregó el ejército al coronel Juan José Viamonte y subió a bordo de una fragata inglesa que lo transportaría a su exilio en Río de Janeiro.
Fue un golpe contra Alvear, y sólo contra él. No estaba dirigido a San Martín. Al contrario, éste lo festejó en Mendoza con estas palabras: La destrucción del tirano Gobierno de la capital exige demostraciones de júbilo e igualmente de agradecimiento al Ser Supremo por haberse dispensado su protección para evadirnos del coloso que se había levantado para oprimir los sagrados derechos de los pueblos.
¿Qué había pasado? ¿Por qué estos dos “hermanos”, que habían llegado juntos en la George Canning, juramentados a cumplir una empresa en común, terminaban enfrentados?
Conviene revisar los antecedentes de la caída de Alvear. Nos ayudará más tarde, cuando procuremos demostrar que San Martín concibió a Inglaterra sólo como aliada, nunca como señora de nuestros países.
Alarmado Alvear por la restauración borbónica en España (y los rumores que hablaban de un inminente intento de la Corona por recuperar sus colonias de América) sentía, además, el desasosiego de quien tiene más poder formal que real.
El Ejército de los Andes, el Ejército del Norte, los caudillos, tenían más poder que el Directorio Supremo. San Martín, José Rondeau, José Gervasio de Artigas, eran parte de un sistema descentralizado de decisiones que ofendía el orgullo del jefe de gobierno.
Creyendo que “hasta la esclavitud es preferible a la anarquía”, Alvear escribió dos cartas, una al gobierno de Gran Bretaña y otra a su representante en Río de Janeiro, Lord Strangford. Esas cartas, llevadas por Manuel García a Río, reclamaban el envío de “tropas y un jefe” porque, decía el Director Supremo: “Estas provincias desean pertenecer a la Gran Bretaña, recibir sus leyes y vivir bajo su influjo poderoso”.
Éste no era el sentimiento general y, unida a otros errores de Alvear, la misión García puso fin al gobierno de Alvear y a su hegemonía en la Logia Lautaro.
A Chile con O’Higgins
La sociedad fue reorganizada entonces por San Martín, quien un año más tarde la instaló también en Mendoza. Allí se incorporó Bernardo de O’Higgins, el patriota chileno, exiliado en Cuyo tras la derrota de Rancagua (1814). 
O’Higgins era hijo del Marqués de Osorno, un irlandés que servía en el ejército colonial español y había sido virrey del Perú. Educado en España, el joven O’Higgins había sido habitué de las reuniones de hispanoamericanos en Cádiz y luego, en Londres, discípulo de Miranda.
En Chile, donde fuera, junto a Carrera, promotor de la independencia, O’Higgins había fundado una logia similar a la de Buenos Aires. En Mendoza se unió al Ejército de los Andes como jefe de la división chilena.
A principios de 1817, junto a San Martín, derrotó a los realistas en Chacabuco. Tres días después, asumía el gobierno de Chile, al cual le correspondería la tarea de armar la flota que, para culminar el Plan Continental, debía dirigirse a Perú. Con el fin de contratar barcos y oficiales en Inglaterra, San Martín y O’Higgins se valieron de José Antonio Alvarez de Condarco, un masón que, en la capital británica, enganchó a Cochrane.
El catolicismo de San Martín
Quienes sostienen que San Martín era católico, apostólico y romano, se apoyan en hechos ciertos. A los ya transcriptos, puedo agregar otros. El Estatuto que San Martín hizo sancionar en Perú dice, en su Sección Primera, que “la Religión Católica, Apostólica y Romana es la Religión del Estado: el gobierno reconoce como uno de sus deberes el mantenerla y conservarla, por todos los medios que estén al alcance de la prudencia humana”.
Es cierto que un principio similar establecería la Constitución argentina de 1853, impulsada por más de un masón; pero la peruana iba más allá: reservaba los puestos públicos a quienes profesaran la Religión del Estado y prescribía castigos para quienes atentaran contra ella. Más significativo aún, contenía una norma contraria al espíritu de la masonería, que procura colocarse a sí misma más allá de toda confesión religiosa y proclama su respeto a todos los cultos. La Constitución peruana reconocía la libertad de cultos “únicamente para las confesiones cristianas, previa consulta al Consejo de Estado”, el cual podía denegar permiso para profesar aquellos cultos cristianos que, a su juicio, conspirasen contra el “orden público”.
Un autor peruano ha querido ver en esto una necesidad política: Una declaración de esta naturaleza era de todo punto necesaria, porque los españoles, y los enemigos de la independencia, hicieron creer a los pueblos que los patriotas eran enemigos de la religión.
La declaración no tuvo por qué ser fingida. San Martín profesaba la fe católica. Ahora bien, eso no excluye que haya participado de logias masónicas o pseudo-masónicas.
Es cierto que la masonería había sido condenada, en el siglo 18, por los papas Clemente XII (In eminenti, 1738) y Benedicto XIV (bula Providas, 1751). No obstante, “la afluencia de católicos y de eclesiásticos era masiva en las logias”, en las cuales “se respetaba la religión”.
Es que la Iglesia había censurado a estas sociedades secretas, sobre todo, por la seguridad de los estados. La Providas invocó las disposiciones del derecho romano contra los collegia illicita, por las cuales se prohibían las “asociaciones formadas sin el consentimiento de la pública autoridad”.
Los católicos liberales, que renegaban de la asociación del clero con el absolutismo, sostenían su derecho a profesar la fe y, al mismo tiempo, luchar por las libertades. Acreditar la fe católica de San Martín no resuelve, por lo tanto, la cuestión.
La Parfaite Amitié
En 1822, una vez convertido en Protector del Perú. San Martín envió a Juan García del Río y James Paroissien como enviados personales a Londres. El objetivo de la misión era persuadir a un noble europeo para que aceptara la corona del Perú. Los elegidos eran:
• Leopoldo, Príncipe de Sajonia-Coburgo, casado con la Princesa Charlotte, hija del Príncipe Regente; o en su defecto
•El Duque de Sussex. El Duque de Sussex era Gran Maestre de la Gran Logia Unida de Inglaterra. Había reemplazado en ese cargo a su hermano, el Príncipe Regente, quien en 1813 optara por asumir como Gran Maestre de la Gran Logia de Escocia, con Duff como segundo.
Leopoldo, futuro rey de Bélgica, sería proclamado años más tarde Protector de la Masonería Nacional por los masones belgas, una de cuyas logias, La Perfecta Amistad (La Parfaite Amitié), acuñó en 1827 una medalla con la imagen de San Martín268 y esta leyenda en su anverso:
LA PARFAITE AMITIÉ CONST ...A L´OR ...DE BRUXELLES
LE 7 JUILLET 5825
AU GENERAL SAN MARTIN
5825 es 1825. Los masones no siguen el Anno Domini sino el Anno Lucis, conforme la cronología de James Ussher, el presbítero irlandés del Medioevo, que situó la Creación en el año 4000 (o 4004) antes de Cristo.
La medalla, que presenta un perfil de San Martín grabado por Jean Henri Simón, circuló en copias de plata y bronce. La emisión fue anunciada por la prensa belga. El diario Le Belge dijo que la medalla hacía honor “al general justamente célebre”.
La idea de ayudar a Bélgica a separarse del Reino de Holanda cobró cuerpo en Inglaterra (donde San Martín vivía desde principios de 1824), particularmente en los ambientes masónicos, que antes se habían mostrado muy activos en la lucha contra Napoleón.
Es significativo que San Martín se haya instalado en Bruselas a comienzos de la rebelión belga y haya permanecido allí hasta 1830, una vez declarada la independencia del país.
Más de un historiador ha afirmado que los rebeldes belgas le ofrecieron a San Martín la jefatura de la Revolución. En un coloquio internacional, celebrado en Bruselas, un expositor belga dijo que el ofrecimiento le fue hecho por el Barón de Wellens. San Martín –según la misma fuente– rechazó la jefatura y propuso, en su lugar, al general Juan van Halen.
Van Halen y la guerra al absolutismo
La historia de van Halen ayuda a entender el papel que las logias masónicas cumplieron en España a principios del siglo 19. Antes de la Revolución Francesa, la masonería era casi desconocida en la península. Los aires liberales trajeron estas sigilosas organizaciones, cuyo régimen de secreto juramentado era apto para reformadores deseosos de socavar el absolutismo monárquico.
Cuando Napoleón invadió España, llevó consigo las ideas liberales y la masonería. Los partidarios españoles de Bonaparte (que también los hubo, al menos en los primeros momentos) constituyeron logias en toda la península. En el sur, se crearon sociedades secretas “para reunir por las fórmulas masónicas a los liberales dispersos por las Andalucías”. El Conde de Montijo estableció el Grande Oriente en Granada y cerca de él comenzó a militar van Halen.
De ascendencia flamenca, este militar había nacido en la isla de León, en 1790. Cuando los franceses entraron a España, él tenía dieciocho años y le dio la bienvenida a la invasión. Más tarde comprendió que –como español– debía defender a un tiempo el liberalismo y la independencia. Luchó entonces contra el invasor y, en esa guerra, conoció a San Martín.
Luego de la restauración borbónica, van Halen fue encarcelado (en 1815) por conspirar contra Fernando VII. Puesto en libertad, volvió a caer preso en 1817 y 1818 por integrar el grupo de militares liberales revolucionarios que lideraba el general José María Torrijos. Logró fugarse y llegar a Rusia, donde sirvió durante dos años en el Ejército del Cáucaso.
En 1821 regresó a España, donde fue jefe de estado mayor de una de las fuerzas en lucha contra el absolutismo. Dos años después, derrotada su causa, se trasladó a los Estados Unidos.
Más tarde, van Halen se radicó en Bruselas, donde se reencontró con San Martín. El Libertador vivía allí desde fines de 1824. En Bruselas, van Halen se vinculó a la Logia Los Filantrópicos.
La “Sociedad de Comercio” y el “establecimiento de educación”
La medalla de La Parfaite Amitié parece acreditar la vinculación de San Martín con esa logia. Un historiador ha creído encontrar, por otro lado, indicios de la participación de San Martín en la sociedad Amis du Commerce. Esta era una sociedad masónica y Agustín Barcia Trelles cree que el Libertador se refirió a ella en una carta que dirigió el 16 de octubre de 1827 a su amigo Miller.
En esa carta, escrita en respuesta a una que le enviara Miller, San Martín le reprocha a su amigo que le escriba en inglés (idioma que el Libertador nunca dominó) y, para peor, con mala letra. Cuenta San Martín que pidió el auxilio de “un mayor inglés que concurre a la Sociedad de Comercio”, con el fin de obtener una traducción, pero hasta el mayor se vio “en apuros” para descifrar la tortuosa caligrafía de Miller.
El lugar al que concurría ese mayor inglés era, casi con seguridad, una logia; pero no necesariamente la Amis du Commerce. Era común que San Martín utilizara, a modo de eufemismo, expresiones como sociedad de comercio.
La Logia Lautaro, por ejemplo, era un establecimiento de educación. Así lo demuestran las tres cartas dirigidas en 1816, desde Mendoza, a Guido, que estaba en Buenos Aires:
• 6 de abril: “Dígame usted con franqueza cómo va el establecimiento de educación en ésa, pues yo temo que si no se dirige bien no prosperará ese utilísimo establecimiento”.
• 6 de mayo: “Mucho me alegro de que el establecimiento de matemáticas progrese; si está bien dirigido, las ventajas serán ciertas”.
• 14 de junio: “Yo creo que aunque no sea más que por conveniencia propia no dejaría Pueyrredón de favorecer el establecimiento de pública educación [...] Sería también conveniente llevar de ésta [Mendoza] a Chile ya planeado el establecimiento de educación pública, bajo la dependencia de esa ciudad [ Buenos Aires]”.
Dándole la razón, Pueyrredón le escribió a San Martín el 10 de septiembre: “El establecimiento de matemáticas será protegido hasta donde alcance mi poder. El nuevo secretario interino, Terrada, también es matemático y por consiguiente me ayudará al fomento de un objeto tan útil”.
Juan Florencio Terrada era militar, no matemático; pero había sido iniciado en la masonería en 1807, cuando se incorporó a la Logia Independencia, que presidía Julián Álvarez. Al formarse la Logia Lautaro, pasó a ser parte activa de esta sociedad.
Al referirse a la logia, San Martín usaba siempre un circunloquio. No obstante, cometía (a juicio de Pueyrredón) la imprudencia de usar el símbolo H ... (hermano). El 9 de octubre Pueyrredón le aconsejó: “Omita usted siempre en sus cartas la letra H con la que acostumbra concluir; basta un : pour éviter qu´une surprise donne lieu à des soupçons”.
Los archivos de la Gran Logia de Bélgica
Esos archivos fueron incautados, durante la segunda Guerra Mundial, por las fuerzas nazis de ocupación. Al producirse la liberación, las tropas soviéticas tomaron los archivos y los enviaron a Moscú. Los historiadores no tuvieron acceso a esa fuente hasta la disolución de la Unión Soviética.
Ahora, los archivos son filmados por el Instituto de Estudios de las Religiones y el Laicismo, de la Universidad Libre de Bruselas. Cuando todos los materiales estén clasificados y al alcance de los investigadores, quizás surjan nuevos elementos sobre La Parfaite Amitié y los vínculos masónicos de San Martín en Bruselas. Si bien su relación con Bélgica es posterior a su gesta sudamericana, esos vínculos aparentan ser (como en el caso de von Halen) consecuencia de relaciones anteriores.
No necesitamos esos elementos, sin embargo, para dar por acreditado que San Martín tuvo contacto en Europa con masones que, protegidos por el secreto de sus sociedades, promovían un ideario liberal.
Por “la independencia y felicidad de América”
Es impensable que San Martín no haya tomado conocimiento en Inglaterra de todas las posibilidades de asistencia británica a sus esfuerzos por promover lo que la Logia Lautaro llamaba “la independencia y felicidad de América”. Sus lazos con la masonería le facilitaban el acceso a gente como Robert Dundas. Las recomendaciones de Duff (tan amigo del Libertador y tan encumbrado masón), así como los increíbles vínculos de Miranda y Bello, debieron ponerlo en contacto con los distintos planes británicos para “hacer una impresión” en Sudamérica.

COMICs