¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

LAICISMO Y LIBERTAD DE CONCIENCIA




Ponencia sobre el tema profano

LAICISMO Y LIBERTAD DE CONCIENCIA



A ser presentado en el
6° encuentro de CIMAS
por la
Resp.·. Log.·. Simb.·. Fem.·. Norma Mazur Nº 25
Juridiccionada a La Gran Logia Constitucional del Perú


QUITO, Septiembre de 2011


A  L:. G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

Resumen Ponencia sobre el tema profano

LAICISMO Y LIBERTAD DE CONCIENCIA

La conquista de la libertad de conciencia y de cultos ha representado para las personas una de las más difíciles de lograr y en la actualidad la lucha por este derecho no ha cesado completamente. 

La conciencia es un pensamiento íntimo que pertenece al ser humano, como todos los otros pensamientos.  Este concepto se reafirma en la libertad de conciencia y consiste en el derecho que se reconoce a todo hombre de tener en materia de religión, las creencias íntimas que esté más de acuerdo con su razón, su tradición y educación. 

Esta prerrogativa es esencial para el hombre, se denomina también libertad o derecho de libre opinión, este es un derecho múltiple o complejo, que abarca tanto la libertad de hablar como la de escribir y la de transmitir el pensamiento por cualquier medio que sea conocido o por conocerse, su manifestación mas importante es la libertad de imprenta y de prensa.  La libertad de conciencia es uno de los caracteres de la verdadera civilización y del progreso.   Toda creencia es respetable, cuando es sincera y conduce a la práctica del bien.
En la República Argentina, la Masonería Femenina tiene poco tiempo de vida.  Hemos adoptado el Rito Escocés Antiguo y Aceptado caracterizado por su espiritualidad, que proclama la existencia de un Principio creador bajo el nombre del Gran Arquitecto del Universo.  Trabajamos invocando a un Principio trascendente. 



A  L:. G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

QQ.·. HH.·.MM.·.
QQ.·. HH.·. Todos. 
“LAICISMO Y LIBERTAD DE CONCIENCIA” 
Sin Laicismo, no hay democracia plena, porque una nación en la que no se garantice la libertad de conciencia para cada uno de sus ciudadanos, la democracia es una burda falacia.
Roberto Neumarkt, 33º
Ex Soberano Gran Comendador del Consejo del Grado 33º de la Masonería Argentina
La democracia es nuestra expresión de vida más conocida, y las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo. Es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres, e iguales, y las relaciones sociales se establecen mediante mecanismos contractuales.   La laicidad, es una de los componentes para establecer parámetros igualitarios.  En germen en los siglos XVI y XVII, cobra forma en el siglo XVIII. Se manifiesta con la influencia de los francmasones en el texto de la Constitución de los Estados Unidos en 1887 y la Declaración de los Derechos del Hombre en Francia en 1889.  La Argentina instaura la laicidad, obligatoriedad y gratuidad de la enseñanza, en el año 1853.  El concepto se completa en 1883. 
La laicidad es una facultad de carácter, y una virtud moral y cívica, que requiere de cualidades de inteligencia, y tolerancia.  Es una facultad del derecho a la diversidad, a la diferencia.  De allí que las ideas libertarias de la revolución francesa.  “Libertad, igualdad y fraternidad”, se hacen carne en nuestros pensadores –y se desarrollaran con fuerza en el siglo XX. Argentina se destacó por ser una cuna de simientes de alto nivel libre pensador. 
Naturalmente nuestros hombres se inclinaron por el laicismo, cuya principal virtud es no imponer una visión del mundo, porque crea las condiciones para que cada persona construya la propia.  El “laicismo” estimula el respeto, la tolerancia, la igualdad ante la ley y la libertad de conciencia.   Laos significa pueblo, el laico es el hombre del pueblo. 
Un Estado laico y democrático, que defiende la libertad de conciencia es aquel Estado que no privilegia ninguna religión o concepción de vida, confiere derechos y establece la igualdad para todos los habitante y se  refiere a los valores confesionales de las personas a quienes la libertad, la religión, y la tolerancia constituyen fines fundamentales. 
Estos valores se expresan en el derecho a la educación pública, a la creación de escuelas y hospitales, el derecho a no privilegiar ninguna religión ni concepción ideal de vida, garantizando la libre expresión de todos, dentro de ciertos límites.  En el siglo XX se acuña el concepto más profundo y que es el derecho del hombre a eliminar toda influencia religiosa en la creación del derecho. 
Se puede concluir en que el laicismo es una aspiración hacia lo verdadero, lo bello, el bien, la tendencia del ser a la perfección, en su vida individual, en su conducta con respecto a los seres, las cosas y las ideas, sustentado en un Estado laico que le permite desarrollarse en toda su aspiración. 
La conciencia es un pensamiento íntimo que pertenece al ser humano, como todos los otros pensamientos.  Este concepto se reafirma en la libertad de conciencia y consiste en el derecho que se reconoce a todo hombre de tener en materia de religión, las creencias íntimas que esté más de acuerdo con su razón, su tradición y educación. 
La conquista de la libertad de conciencia y de cultos ha representado para las personas una de las más difíciles de lograr y en la actualidad la lucha por este derecho no ha cesado completamente. 
Esta prerrogativa es esencial para el hombre, se denomina también libertad o derecho de libre opinión, este es un derecho múltiple o complejo, que abarca tanto la libertad de hablar como la de escribir y la de transmitir el pensamiento por cualquier medio que sea conocido o por conocerse, su manifestación mas importante es la libertad de imprenta y de prensa.  La libertad de conciencia es uno de los caracteres de la verdadera civilización y del progreso.   Toda creencia es respetable, cuando es sincera y conduce a la práctica del bien.
En la República Argentina, la Masonería Femenina tiene poco tiempo de vida.  Hemos adoptado el Rito Escocés Antiguo y Aceptado caracterizado por su espiritualidad, que proclama la existencia de un Principio creador bajo el nombre del Gran Arquitecto del Universo.  Trabajamos invocando a un Principio trascendente. 
La invocación del Rito Escocés Antiguo y Aceptado al Gran Arquitecto del Universo transforma al Templo en un espacio sagrado y permite participar en ceremonias que están más allá de lo material situándonos en un estado de receptividad interior. 
Recibe a todo profano, cualesquiera sean sus opiniones políticas, o religiosas, sólo se exige la condición ser libres y de buenas costumbres.  Esto nos permite definir a Dios como la conciencia lo conciba.  Esta vía nos señala que somos laicas, proclamamos la espiritualidad, la libertad de conciencia y estamos en la búsqueda de las verdades universales escondidas en nuestros símbolos. 
El adjetivo laico, definido como “lo que pertenece al pueblo, a la gente” nos determina como personas que estamos trabajando para una espiritualidad laica.  Es lo opuesto a la intolerancia que caracteriza al clericalismo, al fundamentalismo, al integrismo y al totalitarismo. 
La Masonería cumple una gran tarea.  A través de la historia, las mujeres fuimos educadas para seguir a los hombres, ocupar un segundo lugar, vivir en un mundo gobernado por y para los hombres.  Por suerte eso está cambiando. El proceso es lento, la mujer, en la actualidad, está accediendo a espacios decisores.  Pareciera que el nivel está siendo aplicado. 
Lo real es que la Masonería forma hombres y mujeres libres y de buenas costumbres, para que actúen con libertad de conciencia y que rechace toda clasificación de los hombres en categorías que no sean de la inteligencia, de la capacidad de trabajo, de valores éticos, categorías establecidas por la razón apoyándonos en la posibilidad de desarrollo cultural, y psíquico, basado en la libertad de pensamiento, y cumpliendo con el deber de practicar el arte real, de buscar la verdad rechazando las fórmulas fáciles de aceptar verdades ajenas que pueden ser dogmas que nos harían esclavos de otros hombres o dogmas. 
Cuál es el desafío?, encontrar la manera de atraer personas a la Masonería, formarlas, y por su intermedio, volcar a la sociedad el concepto de libertad de conciencia, que es laico porque propugna el libre examen y pensamiento, y la autodeterminación.  Impulsar el arquetipo de igualdad partiendo de la equivalencia de derechos con los hombres y el ideal de fraternidad porque significa la aceptación de la libertad ajena y la igualdad respecto de uno mismo.  Profundizando la libertad de conciencia, el ideal laico, que es un espíritu de progreso, de curiosidad que siempre va a la vanguardia porque todo es materia de estudio, de búsqueda de profundización.   Asimismo, debemos tener en cuenta que cuando se habla de laicismo, es muy frecuente escuchar que sus detractores se refieran a la pérdida de valores de nuestro tiempo, y de ello se culpa a la falta de religiosidad, a la poca práctica de las religiones. 
Cómo podemos cambiar esto?.  Simple sería decir con más trabajo, acentuando las prácticas democráticas.  Y este es el gran escollo a sortear.  Al hablar de valores se debe definir a la escala de valores que establecen las personas para conformar su ética.  Esta escala está establecida sencillamente a través del juicio y del discernimiento, bienes adquiridos desde pequeños en nuestro camino a formarnos como personas, cuando distinguimos aquello que está “bien” o “mal”, y a partir de allí crecemos aplicando nuestro juicio con respecto a actitudes y acciones, practicando las virtudes, considerando la virtud como un “hábito operativo bueno”.   
Los Maestros debemos poner las inquietudes sobre la mesa y pensar nuevas formas de trabajar todos los valores para que se puedan volcar a la sociedad.  Pensar en nuestros claustros cuál es la forma de movilizar a la sociedad toda, para trabajar en la búsqueda de una serie de consignas que nos abran el camino para llegar a nuestros grupos sociales y aportar los ideales del laicismo.  Son acciones difíciles, pero que se deben plantear.  Sentarnos y en grupos de estudio, conventos, cursos, buscar la fórmula de intercambiar ideas y plasmarlas. 
Trabajar y generar un compromiso de nuestros pares en la búsqueda de  las formas de impulsar la educación.  Una de las formas puede ser utilizando los medios masivos de comunicación, a través de las redes sociales, de los clubes, de las sociedades de fomento. 
Esa es la propuesta, la búsqueda de una forma común, con los matices necesarios de acuerdo a las características de los pueblos o grupos sociales a los que estén dirigidos nuestros mensajes.  Invitar a pensar, a actuar en libertad, defendiendo nuestros derechos pero sobre todo generando y enfatizando no una vuelta a los valores filosóficos del siglo XIX, sino converger en una línea de respeto y de tolerancia, de límites y de espiritualidad. 
Nuestra América todavía está sometida a injusticias, pobreza, falta de igualdad de oportunidades, y el laicismo no se concibe sin igualdad de posibilidades para instruirse, y educarse, acceder a trabajos y al bienestar.  Solo se es laico y libre si podemos utilizar esta maravillosa herramienta de cambio hacia la mayor igualdad posible. 
S.·. F.·. U.·.
Beatriz Juana del Carmen Noto
M.·. Mas.·.

Resp.·. Log.·. Simb.·. Fem.·. Norma Mazur Nº25.



BIBLIOGRAFÍA: 
     I.    Roberto Neumarkt. 33º.  Ex Soberano Gran Comendador.  Excelsior.  Revista de Filosofía Masónica.  Supremo Grado XXXIII de la Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 
   II.    Epístola de Tolerantia, adjudicada a John Locke, escrita en Amsterdan en 1685.-
 III.    Convención Americana de Derechos Humanos, artículo 12. 
 IV.    Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas, en su artículo 18. 
   V.    Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas, en su artículo 13, el cual precisa:
 VI.    Laicismo: Cinco Tesis.  Fernando de Savater.  Enciclopedia Wikipedia.
VII.    Definiciones de Laicismo en el Diario El País. 
VIII.    Horacio Sanguinetti: La trayectoria de un flecha.  Las obras y los días de Deodoro Roca.  Año 2003. 
 IX.    Emir Soler, Hugo Abiotes, y Pablo Gentilli:  La Reforma universitaria.  Desafíos y perspectivas 90 años después. 
   X.    Deodoro Roca.  Manifiesto Liminar.  Documento programático de la Federación Universitaria de Córdoba. 
 XI.    Apuntes del VIII Convento de Escotismo.  El Laicismo:  Fundamento de la Libertad.  Año 2003.  Buenos Aires 2003.  Organizado por el Supremo Concejo del Grado XXXIII, Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 
XII.    Diccionario de Filosofía de Ferrater Mora.
XIII.    Manifiesto del Consejo de Lausana de 1875, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, redactado por el Gran Comendador del Supremo Consejo de Francia Adolfo Crèmieux. 

COMICs