¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

EPISTEME Y DOXA por Prof. Lic. Stella Maris Skarp

 
 
 

EPISTEME Y DOXA
*por Prof. Lic. Stella Maris Skarp
masoneriafemeniargentina@gmail.com


                                      DESCUBRIENDO MASONERIA: en la Retórica”

CONOCIMIENTO:
                               
                                  [...] ¿ No será una nueva especie de Furias, lo que atormenta a nuestros declamadores? Oídlos recitar: ¡ Estas heridas las he recibido por la libertad del pueblo!, ¡Este ojo lo he sacrificado por vosotros!, ¡Dadme un guía, que me conduzca junto a mis hijos, pues los tendones de mis pantorrillas (1) han sido seccionados y no pueden sostener el peso de mi cuerpo. Aún este énfasis sería tolerable si abriera el camino a futuros ordadores. Ahora estos temas grandilocuentes y estas frases tan huecas como antisonantes sólo logran un resultado: que los jóvenes, al llegar al foro, se crean transportados a un nuevo mundo (2) *

(1)  Alusión a la bárbara costumbre de cortar a los prisioneros los tendones de las corvas para imposibilitarles la huída.

(2) Durante el período del Imperio, los romanos en lugar de debatir los graves problemas del Estado, maestros y alumnos trataban en sus ejercicios de declamación temas imaginarios e insustanciales, en que lo único que importaba era destacar de algún modo y arrancar aplausos aún a costa del buen gusto. A esta preparación escolar inadecuada a la vida hay repetidas alusiones en Séneca el Retórico (Controversias; prólogos de los libros III y IX).

* Petronio,  "El Satiricón"

 OPINIÓN
                             Después de escuchar la palabra de la Hermana, se suceden los comentarios.
                              Fraces que se reproducen, se repiten, declaman palabras ya vertidas.
                              Olvidando la reflexión serena, la mesura, pareciera que la tarea es solo "hablar",  con el Mazo sin fuerza y el Cincel sin dirección. 
                               ¿O a caso no ha tenido el lector, muchas veces esa sensación, o tal vez hasta ha sido partícipe u observador?
                               Como tanta preocupacíon le dieran a Petronio o al mismo Séneca en la Antigua Roma, hemos de procurar educar para escuchar y ser escuchado para "aportar", desde aquel principio, en el que "no sabemos ni leer ni escribir".
                               Y si aquel inicio, esta lejano, recordaré fragmentos del bello poema de Petronio:

                                  " Si alguien aspira a un arte sobrio y se interesa por grandes temas, empiece a adaptar su vida a la estricta norma de la austeridad [...] no se entregue al vicio ni ahogue en vino el calor de su inspiración; no vaya al teatro contratado para aplaudir de oficio a los artistas. Pero si a uno le sonrie la ciudadela de Minerva en armas [...] Sírvante de alimento las guerras cantadas en tono heróico y no pierdas de vista la impresionante sonoridad del indomable Cicerón.
                                 Pertrecha tu mente con todas esas virtudes; y entonces, saciado en dilatada corriente, brotarán de tu pecho palabras dignas de las Musas"  

                          ... más, si aquel incio, tan lejano está, en "el Foro" pondré mas fuerza en el Mazo y un poema en el Cincel.
                          

            Fraternalmente






 

COMICs