¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

El ORIGEN DE LA FRANCMASONERIA


Cortesia de la Q:.H:. Lindsay Alicia Galdos Del Carpio

El ORIGEN DE LA FRANCMASONERIA
Por Henry Wilson Coil.
Título original: The Origin of Freemasonry by Henry Wilson Coil.
Royal Arch Magazine-Winter 1966

Los orígenes de la francmasonería, su primitivo desarrollo y carácter son desconocidos y probablemente seguirá así.
A medida que retrocedemos en el tiempo, se va incrementando el analfabetismo hasta el punto en que la lectura y la escritura estaban reservadas solo al clero.
Las leyes se promulgaban oralmente, las noticias se propagaban por rumores y aún en lo concerniente a temas notorios y públicos como los del sistema judicial, las cortes , los magistrados y procedimientos medievales, quedamos totalmente perplejos ante el intento de conocer la naturaleza o fijar el momento en que una costumbre sucedió a otra.
La desaparición de los manuscritos es, deplorablemente, casi total. Un gran número de ellos fue deliberadamente destruido y a veces usado como combustible.
Los documentos generalmente se conservaban en los monasterios o en archivos estatales.
Lo extraordinario es que aún así contemos con una cierta cantidad.

Hasta la última mitad del siglo 19 era un hábito invariable de los escritores masónicos atribuir una gran antigüedad al Oficio.
Y se apoyaban literalmente en las Constituciones Góticas, pero sus textos eran totalmente excedidos por los escritores que parecían creer que el honor o la legitimidad de la Hermandad dependía de asignarle una gran antigüedad.
Obviamente que no es así, y el resultado inevitable fue arrojar un gran descrédito por donde se lo viera, porque la improvisación y las aseveraciones con ligereza estaban mas allá de lo razonable.
Así, el Rev. James Anderson, el primero y naturalmente uno de los mas destacados comentaristas masónicos, en las Constituciones de 1723, no solo atribuyó conocimientos de geometría o masonería al propio Adán y virtualmente a todos los patriarcas hebreos, sino que declaró que:

“.. los israelitas, al momento de su salida de Egipto eran un Reino de masones, bien instruidos, bajo la conducción de su Gran Maestre Moisés, quien frecuentemente los
Guiaba a una logia regular y general en tanto en el desierto….. los sabios Salomón fue Gran maestre de la logia de Jerusalén y el Rey Hiram fue Gran Maestre de la logis de Tiro….. Los reyes, príncipes y poderosos construyeron muchos gloriosos pilares y llegaron a ser Grandes maestres en sus propios territorios….. el Gran monarca Nabucodonosor … llegó a ser el Gran Maestre General de los Judios….Ptolomeo Filadelfo….. llegó a ser un excelente arquitecto y Maestro Masón General….. el glorioso Augusto, Gran Maestre de la logia de Roma”…..

En la segunda edición de las Constituciones publicada cinco años quince años después, el Dr.Anderson sobrepasó su anterior esfuerzo; otorgó Grandes Maestrías con mano mas liberal aún; creó el antiguo cargo de Gran Maestre Provincial, llenándolo también con figuras prominentes y expandió la historia de la masonería hasta llegar a caer en lo ridículo.
Pero iba en serio, y fue tomado seriamente por muchos, quizás por la mayoría del Oficio.
Su tesis formó las bases de los escritos masónicos por cerca de un siglo y medio.

Pero antes que ese concepto desapareciera, un nuevo grupo de escritores apareció para declarar que la francmasonería descendía directamente de los Antiguos Misterios Paganos practicados en Egipto, Asia menor y mas tarde en Grecia, una noción que tiene muchos seguidores hasta el día de hoy.
Los Esenios, los Caldeos, Druidas, Collegia Romanos de Artífices, Maestros Comacini, Rosacruces, Cruzados, Caballeros Templarios y otras varias sectas, órdenes e individuos fueron invocados como progenitores de la francmasonería.

Otra escuela vio en la francmasonería los objetivos políticos, dando crédito a que sus comienzos se debían a la restauración de la Casa de Estuardo, los jacobitas.

Así, los escritos masónicos se multiplicaron, aunque en su mayor parte son una mezcla heterogénea de errores, suposiciones e imaginación. Si se pudiera examinarlos a todos, se podrían hallar no menos de 25 teorías diferentes acerca del origen de la Sociedad, que serían:

1).Rey Salomón. 2). Templo del Rey Salomón. 3.) Euclides. 4) Pitágoras. 5) Creación del mundo. 6). Religion Patriarcal. 7). Moisés. 8) Antiguos Misterios Paganos. 9) Esenios. 10). Caldeos. 11) Druidas. 12) Egipcios. 13) Rosacruces. 14) Cruzados. 15) Caballeros Templarios. 16) Oliver Cromwell. 17) El pretendiente Estuardo. 18). Lord Bacon. 19) Desaguliers y sus asociados de 1717. 20) Collegia Romano de Artífices. 21). Maestros Comacini. 22). Steinmetzen. 23). Compañeros franceses.24) Sir Christopher Wren y la Catedral de St. Paul. 25.) Masones Operativos de la edad media, ingleses y escoceses.

Evidentemente todas las teorías pueden ser falsas. Una hipótesis que tenga el propósito de arribar a una conclusión válida, tiene que ser apoyada no solo por algún hecho sino por muchos para llegar a una convicción moral y sacarla del ámbito de la conjetura , y mas aún debe ser consistente con los hechos conocidos.
La verdad es como un tejido entero: cualquier parte que sea verdadera se ajustará a cualquier otra que sea verdadera: lo que es falso no coincidirá con lo verdadero.
Las veinticinco teorías de la lista caen en general dentro de siete clases:

En el primer grupo, los ítems (1) a (4), inclusive, están sugeridos por las Leyendas Góticas.
Pero las leyendas son solo eso y cuando no están apoyadas por pruebas, sino que contienen anacronismos e inconsistencias cesan de ser persuasivas o aun plausibles.
El segundo grupo, ítems (5) a (7) inclusive, pretende dar a la francmasonería una autoridad de las Escrituras y se identifica mas o menos con la religión de los antiguos hebreos.
El tercer grupo, ítems (8) a (13) inclusive, contiene las teorías místicas basadas sobre las supuestas relaciones entre símbolos y ceremonias de la francmasonería con la de los cultos antiguos y medievales. Esta clase de tratamiento fue llevado a tal extremo que llegó a quedar desacreditado, porque hace a la francmasonería una suerte de adoración solar, veneración del sexo y misticismo cabalista diseñado para oscurecer antes que dilucidar, para ocultar antes que revelar.
El cuarto grupo, ítems (14) y (15), presenta las teorías de caballería militar las cuales se revelan verdaderamente fantásticas cuando se considera que jamás existió la mas ligera evidencia de tales elementos en la francmasonería hasta que se agregaron durante la multiplicación de grados en el siglo 18.
El quinto grupo, ítems (16) y (17), hace de la francmasonería una herramienta política, primeramente de Cromwell contra los reyes Estuardo, y en segundo lugar de los jacobitas intentando restaurar la Casa Estuardo y por último de la Casa de Hanover que sucedieron a los Estuardo.
Todo eso reduce a la trivialidad algunos de los grados franceses del siglo 18 conteniendo referencias o lenguaje indicando que el autor o autores eran partidarios del pretendiente al Trono de Inglaterra, entonces un refugiado en Francia.

El sexto grupo, ítems (18) y (19), sugieren acción personal, influencia o motivos.
La pretensión de que el Dr. John T. Desaguliers y sus asociados crearan la Sociedad en 1717 es una sobresimplificación del despertar o modificaciones que tuvieron lugar en ese año, pero tiene la ventaja de arrojar el peso de la prueba sobre la afirmación de un origen anterior. Se basa en la escasez de registros de logia ingleses previos a la era de la Gran Logia, pero obviamente cae si algunos registros de cualquier clase existieran, como parece ser.
El séptimo grupo, ítems (20) a (25) inclusive, puede llamarse el de las teorías operativas y como se desarrolló a las conclusiones generalmente aceptadas hasta hoy, parece apropiado tratarlas con alguna longitud.

La pretensión de que la Francmasonería tuvo sus orígenes en las fraternidades de masones operativos o stonemasons de la Edad media surgió como por accidente.
El Abate Grandidier, mientras escribía un ensayo acerca de la Catedral de Estrasburgo, en 1779, descubrió antiguos registros concernientes a prácticas y costumbres de los Steinmetzen ( masones o cortadores de piedra) de la Alemania medieval que parecían ser similares a los símbolos de la francmasonería que había llegado desde Inglaterra y esparcido por la mayor parte de Europa y expresó ese hallazgo en una carta privada: la francmasonería provenía de esos Steinmetzen de Estrasburgo.
En cuanto la carta se publicó, hallo acogida favorable en Alemania y, en 1785, Paul Vogel produjo el primer trabajo que parece intentar trazar el verdadero origen de la Sociedad.
Vogel concluyó que los Steinmetzen eran los progenitores de la Orden moderna. Entre esa época y 1875 la teoría fue apoyada por Heldmann, Kloss, Fallound Findel en Alemania y por Steinbrenner en América.
El defecto obvio de esa presentación era que todas las logias sobre el continente europeo estaban emparentadas con las británicas, pero de otras logias al tiempo de su introducción en Alemania, Francia y otros lugares de Europa, no se encontró nada que con que relacionarlas.
Mientras, la teoría de los Antiguos Misterior Paganos surgió en Alemania y se expandió a Francia, paises donde pronto languideció,fue entretanto ávidamente absorbida en Inglaterra y América

Al mismo tiempo, las fábulas de Anderson, popularizadas por William Preston, William Hutchison y George Oliver se hicieron corrientes y ampliamente aceptadas hasta que en 1858 J.W.S. Mitchell publicó su History of Freemasonry en la cual avalada por el origen de la francmasonería en el Templo del Rey Salomón pero burlando la idea de su desarrollo en alguna época anterior.

Y entonces apareció una nueva escuela de realismo que revolucionó totalmente el curso entero de la historiografía masónica entre 1860 y 1885. En 1861, Mathew Cooke transcribió en ingés moderno el manuscrito (MSS) que lleva su nombre.
W.J. Hugham en rápida sucesión (1869-1872) publicó las Constitutions of the Freemasons, Masonic Sketches y los Old Charges de los francmasones británicos.
En 1870, W.P. Buchan se oponía a la teoría de la que la Gran Logia de 1717 era un despertar de un antiguo cuerpo similar.
En 1873, apareció la History of the Lodge of Edinburgh de D.M. Lyons.
En 1876, un americano, George F. Fort se situó a sí mismo al frente de los historiadores masónicos por la publicación de su Early History and Antiquities of Freemasonry.
Por 1885, hubo contribuciones adicionales de Hughnan y W.H. Rylands.
Otro miembro de esta escuela, Robert Freke Gould había publicado “The Athol Lodges” y “The Four Old Lodges”, pero la culminación del movimiento estuvo en su “History of Freemasonry” que apareció en 1885.
Esto está reconocido como de época y por medio siglo permaneció como el patrón de trabajo en el tema.
Las últimas investigaciones han introducido algunas cualificaciones y adiciones a los hallazgos de Gould, pero el fallo principal de su argumento y la validez de su conclusión principal no se ha cuestionado seriamente.
En consecuencia se acepta generalmente en la actualidad que la francmasonería se origino en la fraternidad de los masones operativos, los constructores de catedrales medievales de Inglaterra y Escocia.
Esta conclusión es apoyada por todos los registros conocidos. Basándose en registros escritos se retrotraen las logias al 1598 DC y al Oficio inglés ( sin registros de logia) al 1400 DC, fecha aproximada del Manuscrito Regius, el documento escrito mas antiguo de la fraternidad.
Y lleva a la Compañía de Masones de Londres, una guilda, no precisamente la misma de la fraternidad hasta el 1356 DC.
El período de la arquitectura Gótica se extendió desde el 1150 hasta el 1550 DC y a menos que estemos preparados a creer que esos destacados edificios góticos fueron erigidos por los stonemasons y arquitectos quienes produjeron su trabajo sin experiencia previa de algún largo período de desarrollo del arte, deberíamos presumir que existíó alguna organización previa al siglo 12.
Obviamente, la puerta está abierta tales teorías como que los francmasones serían anteriores a la era gótica y desarrollados desde los Collegia Romanos de Artífices o un remanente de los Maestros Comacine de los cuales se dice que estaba establecidos en el lago de Como en Lombardía y que habrían florecido cerca del 800-1000 DC.
Una u otra de esas teorías fue aceptada crédulamente y sin prueba por numerosos escritores, pero la última fue apoyada mas abiertamente y ampliamente adoptada siguiendo la erudita presentación de Leader Scout ( Mrs. Webster) en 1899.
Su argumento se basaba sobre el supuesto de que los maestros Comacine (Magistri Comacini) eran maestros masones que conducían una escuela (scola) en el Lago de Como y fundaron la francmasonería que habrían transmitido a Europa occidental.
Su teoría fue demolida, sin embargo,cuando salió a la luz que Comacine no deriva de cómo, sino del bajo latin Co-Macione, que significa guilda de masones y se empleó en muchas ciudades italianas muy lejos del Lago de Como por varios siglos antes del supuesto asentamiento.
De alguna manera, schola significa guilda y no escuela. Después los freemasons franceses, alemanes y británicos de la edad media trabajaron exclusivamente en lo gótico, que estaba en boga en Italia.
Todos aquellos que han tratado de rastrear la francmasonería de sus propios registros escritos se han persuadido con facilidad. En un sentido, todos los oficios de la actualidad son desarrollos de un arte similar de los antiguos tiempos.

La construcción de edificios ha sido una ocupación común del hombre a través de miles de años. Pero de eso no se sigue, sin embargo, que la francmasonería sea descendiente de los antiguas fuentes mas que nuestros gobiernos sean descendientes de los de Grecia o Roma, porque contengan principios o instituciones que anteriormente funcionaban en esos países.

La posesión de los viejos temas por parte de instituciones jóvenes no justifica antedatar el certificado de nacimiento de las mas modernas, cosa que frecuentemente se ha intentado y esos temas han sido las tenues lazos por los cuales la Orden Moderna estaría presumiblemente ligada a otras de tierras y épocas distantes.

No coincidimos aquí en una tesis tan enmarañada. Por origen de la francmasonería queremos significar que a semejanza de un cuerpo anterior u orden como sociedad permanente, con las mismas leyes generales, costumbres y doctrinas, ha existido por una continua reposición de miembros desde los antiguos tiempos hasta el presente.
Y no es necesario que cada porción de esa sociedad muestre una vida continua sino solo que el mismo sistema y clase de logias, capítulos y otras asociaciones se mantengan, practicando ceremonias o inculcando doctrinas con el propósito de constituir un conjunto reconocible, sin una ruptura sustancial o desconexión que indicara un abandono o destrucción del movimiento.

...
Publicado para Fenix Por Edmundo Alosilla

COMICs