¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

SALUDO DEL M:.R:.H:. ARTURO RIVERA DEL PIELAGO


RR:. Y QQ:. HH:.

En especial este año, sentí que la gente confiaba más en la suerte que en sus esfuerzos.  Que sus metas flotaban en la bruma de la inseguridad en vez de afianzarse en la fuerza de su fe. Que el espíritu de compasión se diluía en el ácido de la indiferencia. Vi que la gente va más aprisa, pero con menos cuidado, que habla más rápido, pero sin decir nada. 

Los tiempos cambiaron radicalmente, pero ¿para bien? No lo sé, en estos días los jóvenes “textean” en vez de hablar, la universalidad informática mezclada con el oportunismo y la ligereza, han convertido la historia en historietas, la ciencia en empirismo y la fe en un anacronismo.

Es hora de hacer algo, al menos es tiempo de probar que nuestros ancestros sí existieron, que nuestro credo sigue siendo el único sustento espiritual y que el futuro no tiene que ser un evento extraño a nuestros propios sueños.

Tal vez esta Navidad sea una buena ocasión para intentarlo, así que sin cambiar los hechos, enfoquemos nuestros deseos hacia la ayuda por las causas que están muy cerca de nuestras posibilidades y que negligentemente ignoramos. Me refiero al auspicio del respeto por nuestros padres,  al amor constante por nuestras parejas, a la atención minuciosa en la educación de nuestros hijos, al cultivo de la integración familiar y  a la práctica de relaciones ejemplares con nuestros amigos.

Sé que nos resulta más fácil hacer un obsequio que intentar este esfuerzo,  no pretendo apartarlos de este incontenible modernismo, solo sugiero no olvidar las amables costumbres de la buena educación, del respeto hacia los demás y de la cortesía en cada uno de nuestros actos diarios.

Que esta Navidad sea una fiesta de amor y una puerta de esperanza, y que el tiempo, tesoro que aun nos pertenece,  pueda ser compartido y agregado a nuestros obsequios en suficiente medida como para que la paz de siempre reine en nuestra familias, y que el nombre de Jesús haga recordar a la juventud la razón principal de estas fiestas, cuyo verdadero sentido reclamo en este mensaje.

¡Feliz Navidad 2011! Y por supuesto ¡Feliz año nuevo 2012!


Arturo Rivera del Piélago
Past Gran Maestro de la Orden
 

COMICs