¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

El Día de las Madres en Perú y el mundo(la historia)


El segundo domingo del mes de mayo se celebra el "Día de la Madre" en el Perú y muchos países del orbe. Esa fecha es muy importante para todos ya que ese día se lo dedicamos al ser que nos trajo al mundo y le brindamos más amor, cariño y devoción .

El origen de las celebraciones por el Día de la Madre se tiene en la Grecia antigua, con las festividades en honor a Rhea, considerada en la mitología griega como la madre de los dioses por haber engendrado a Zeus, Hades, Poseidón, Hera, Hestia y Deméter.

Ya en el siglo XVII, en Inglaterra inició la celebración de un día llamado "Domingo para servir a la Madre", en la cual se honraba a las progenitoras de ese país y durante el cual los criados tenían permiso y el día pagado para ir a visitar a las suyas.

Cabe mencionar que la mayoría de los empleos de los criados se encontraban lejos de sus hogares, por lo que debían vivir donde estaban sus patrones. Debido a ello, les significó una gran alegría que les pagaran su día de trabajo y podían acudir a su casa para pasar el día con sus respectivas familias y madres.

Además, después se comenzó a preparar un pastel especial, llamado "Servir a la madre", que se preparaba explícitamente para celebrar ese día como un acto festivo en su honor.

Ya en la Era moderna, la idea de dedicar un día a las madres surgió en Estados Unidos, en 1905, donde una joven de Filadelfia, Ana Jarvis, quien perdió prematuramente a su madre y que decidió buscar ayuda para dedicar una fecha, a fin de rendirles un tributo.

Cuenta la historia que la joven se dio cuenta de que niños y adultos por lo general no demostraban el amor que sentían por sus madres mientras aún vivían y decidió hacer algo. Tenía la esperanza de que un Día de la Madres estimulara el respeto por los padres y fortaleciera los lazos familiares.

Avisa escribió a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades para que la apoyaran en su proyecto de celebrar el Día de la Madre, el segundo domingo de mayo de ese año, día del aniversario de la muerte de su madre.

Como resultado de sus esfuerzos, el primer Día de la Madre fue reconocido en una ceremonia religiosa, el diez de mayo de 1908, honrando a la señora Reese Jarvis.

La ceremonia estuvo adornada con claveles y, desde entonces, esas flores en rojo se convirtieron en el símbolo de las madres con vida, y las blancas de aquellas que ya partieron.

A partir de ello, la primera proclamación del Día de la Madre la hizo el gobernador de West Virginia en 1910, y ese mismo año lo celebró Oklahoma.

Para 1911 este día especial se celebró en todo Estados Unidos, México, Canadá, China y Japón, así como en algunos de Sudamérica y Africa.

En 1912 se creó una asociación internacional para promover el Día de la Madre. Dos años después, el presidente estadounidense Woodrow Wilson firmó la petición que proclamaba el Día de la Madre de fiesta nacional, a celebrar el segundo domingo de mayo.

Posteriormente, más de 40 países de diferentes partes del mundo se sumaron a la celebración que tenía como propósito rendir homenaje y enaltecer al ser que da parte de sí para dar vida a otro: la madre.

Es así como en muchos países festejan el Día de la Madre en diferentes fechas del año.

Cuando el Perú saludo por primera vez a mamá

Carlos Alberto Izaguirre, diputado ancashino, sanmarquino de corazón, presidente del grupo cultural universitario 'Ariel', hijo bien, alzó la voz muy fuerte y anunció su deseo de romper con la orfandad en el Perú. Habló en el hemiciclo ante sus pares y les dijo que el país no podía sustraerse a una fiesta que cada vez se extendía más, por medio de la cual se honraba a mamá, sí, la de todos, la única, la reina de la casa.

Los políticos olvidaron entonces sus banderas partidarias y alzaron el pabellón filial. Aceptaron por unanimidad la petición, llegó el tema al Senado, al ministro de Instrucción y al presidente, y el 12 de abril de 1924 se promulgó la resolución suprema más mimosa: "Vista la solicitud que formula el 'Ateneo Universitario Ariel' de esta capital, sobre la constitución del 'Día de la Madre'. Estando a lo acordado. Se resuelve: Declarar día solemne, bajo la denominación de Día de la Madre, el segundo domingo del mes de mayo".

De inmediato, Lima tomó partido por el tema y empezaron las sugerencias. La educadora Elvira García y García, por ejemplo, expuso la conveniencia de honrar a las madres que habían perdido a sus hijos en la guerra de 1879. Sin embargo, pronto el grupo 'Ariel' anunció las que serían las actividades centrales. Entre ellas, una romería ante el busto de la protectora de los niños Juana Alarco de Dammert, una ceremonia cultural y artística en la Casona de San Marcos en el Parque Universitario, y otras similares a nivel de los colegios.

Pronto surgieron las adhesiones del Círculo de Estudiantes Piuranos, de la Asociación Estudiantil Ancashina, de la Escuela Técnica de Comercio, de la Liga de Cultura y Bondad del Instituto Molinares, de la Legión Feminista Pro Cultura y en especial de la Asociación Cristiana de Jóvenes. También se prestaron a colaborar los colegios Nuestra Señora de Guadalupe, el Anglo Peruano, los Sagrados Corazones, Rodó, Corazón de Jesús, la Escuela Normal de Señoritas, el Liceo Lima y muchos más.

"No se piensa por ningún motivo en premios que sólo opacarían la inmaculada belleza de la fiesta materna", escribiría un lector en El Comercio, y como ésta se publicaron varias misivas y reflexiones en torno al significado de la fecha.

Los promotores acordaron con los colegios que a las actuaciones fueran invitadas las madres de los estudiantes y que éstos, al igual que en otros países latinoamericanos, colocaran en sus ojales "los que tienen a la madre viva (...) una flor roja en todo el día y los que la tienen muerta una flor blanca".

A la campaña se aunó el arzobispado de Lima que dispuso que en los templos se hicieran rogativas y que en todos los hogares católicos se dedique una especial consideración a la fiesta.

Además se imprimieron y repartieron volantes con oraciones dedicadas a las madres y una poesía que redactó la mencionada García y García. "En muchos hogares, los hijos preparan sencillas fiestas en honor a sus madres. Los niños podrían repetir en nuestro medio lo que ya se ha hecho en otros lugares: en la semana de la madre, el primer día se dedica, por ejemplo, a la narración de un cuento que alguno de los hijos hace, estando por la noche la familia reunida; en los otros días tienen lugar las comidas en honor de la madre. Aquí todo queda a la espontaneidad del momento", escribió uno de los organizadores.

Un domingo 11 de mayo empezó todo. Por la mañana, cientos de escolares y bandas de música llegaron ante el busto a Juana Alarco de Dammert, ubicado en la Plaza de la Exposición, en tanto que en el Liceo Grau se celebraba una misa de salud por las madres, Elvira García y García recitaba su composición, y las alumnas Teresa Franco, Hilda Cánepa y Clelia Rojas hacían lo propio con sus trabajos.

La ceremonia central, como estaba previsto, empezó a las cinco de la tarde. "La impresión que ofrecía ayer el General de San Marcos con este motivo era imponente y simpática".

Fue el rector Manuel Vicente Villarán el primero en hablar a la enorme concurrencia, saludando la iniciativa del grupo 'Ariel'. "Me es grato que la Universidad, templo de educación, auspicie y presida este homenaje que la piedad filial tributa a las madres, a las perennes y supremas educadoras, a las maestras nativas del género humano".

Después le tocó el turno al principal gestor del homenaje, Carlos Alberto Izaguirre, quien muy emocionado enfrentó los ojos clavados sobre él. "En este instante de crisis en todos los órdenes de la vida estamos de parte del ideal y hemos querido dar un jalón moral a la conciencia de todos los hijos del Perú. (...) La liberación del hombre, su redención, sólo pueden venir de un esfuerzo del corazón, de las fuentes puras del silencio, del heroísmo cotidiano, pero sobre todo de una gran ternura: la madre".

El 'significado de la fiesta' fue ampliado por el catedrático Luis Varela y Orbegoso y posteriormente, llegó el clímax poético con la timbrada voz del vate Daniel Ruzo. Al término de la ceremonia todos se pusieron de pie durante unos minutos recordando a la madre querida. Por la noche se llevó a cabo una actuación literaria en el local de la Asociación Cristiana de Jóvenes, en la que tomaron parte los poetas José Gálvez y Ricardo Martínez de la Torre, y se dictó una conferencia sobre el concepto de la madre a través de los tiempos a cargo del doctor John Mackay, quien "ensalzó a la mujer y condenó al hombre que la hace víctima de sus impulsos".

Nada de propaganda. Nada. Las compañías de vapores anunciaban sus viajes, las camisas Anchor y el jabón Cutis Blanca y Pomada sus propias bondades, los juegos para tocador Sabbatini & Corvett precios de ocasión, la Beneficencia Pública su estado de cuentas, el Lima Cricket & Foot Ball Club su encuentro anual, la marca Bronquiol su jarabe para la tos y los almacenes Bianchi su carrera de 32 kilómetros en bicicleta. Un tiempo pasado que, tal vez, sí fue mejor.

COMICs