¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

¿Qué es la Masonería?

Por el H:. Antonio Palomo-Lamarca

MAESTRO MASÓN,
GRAND LODGE OF MINNESOTA
ANCIENT LANDMARK NO.5
Hay un viejo adagio americano, que ya proviene de la influencia inglesa, que dice que la Masonería toma hombres buenos y los hace mejores aún. Yo pienso que estupidez más gorda que esa jamás se ha formulado dentro de nuestras honorables columnas. La razón es dual: en primer lugar, porque existen muchos Masones y han existido, que son, fueron y siguen siendo una vergüenza para nuestra Orden. No pudieron ser buenos y pasaron a ser mejores, al menos que se entienda que fueron buenos hipócritas y pasaron a ser mejores aún. La segunda razón es, que la Masonería no es la ‘’orden de las hermanitas de la caridad’’.

Decir qué es la Masonería es decir qué es el Hombre, es decir, el ser humano, el Homo Sapiens. Con esto, hay que derivar la presunción al hecho de que la Masonería es algo personal o individual, y que a partir de esa individualidad uno descubre la humanidad de ser humano, y a continuación qué significa ser Masón, y por ende, qué es la Masonería.

Yo me niego a dar una insensata definición, con el pretexto de que soy Masón y ‘’conozco’’ al Arte de Salomón. A lo sumo, puedo dedicar unas letras a lo que la Masonería ha significado para mí y al modo en que yo la he procesado y comprendido. No dejo de respetar lo que signifique para otros, pero tampoco dejo ser reprimido el hecho de que yo esté o no esté de acuerdo con lo que se diga.

Para mí, como Masón, el Arte Salomónico de la Masonería consiste en simplemente dos cosas: la fraternidad y el secreto masónico. Si vamos a órdenes como los Esenios (que algunos niegan que hayan existido), o a los Collegia romanos, o a los Alquimistas medievales, en todos uno encuentra dos factores esenciales: la fraternidad que une a la orden, y el secreto que la misma propone y defiende. La Masonería, que se formaran abiertamente en 1717, no deja de ser exactamente lo mismo que lo otro. Hay que saber diseccionar entre lo que verdaderamente es historia masónica de lo que son fábulas masónicas o leyendas. El hecho de que el Masón es un hombre/mujer iniciado en un arte secreto de simbolismo con connotaciones de magia y misticismo, eso es una verdad histórica; el hecho de que Hiram existiera es simplemente una fábula, una leyenda. Desafortunadamente, por mucho que chillemos como cochinos en un matadero, jamás sabremos cuál fue el origen verdadero de la Masonería. Yo puedo proponer un origen, y mi hermano puede proponer otro muy distinto, pero los dos son premisas teóricas. El filósofo alemán, y hermano Masón, Gotthold Lessing expuso la teoría, que tiene aún presentemente mucha atención, de que la Masonería tuvo su origen en la Orden del Temple, y que fueron los Templarios los que trajeron a Europa esa sabiduría recién recibida en los círculos ocultos de Jerusalén. Nuestros rituales, nuestros juramentos, y el concepto de fraternidad así como el secreto de nuestra orden, todo vendría ya perfilado por lo que los Caballeros Templarios aprendieron en el Medio-oriente.

Sea lo que fuere, la realidad es que cada sociedad ha tenido siempre alguna orden o sociedad secreta que ha estado en contacto con las realidades simbólicas del Universo. Estas sociedades secretas en la tribus tanto amazónicas como australianas o incluso norteamericanas vienen a formas sociedades chamánicas, donde los futuros chamanes son iniciados, entran a formar parte de una serie de ceremonias de iniciación exclusivamente secretas donde se les explica y se les trasmite un tipo de sabiduría que se acepta como proverbial. En eso precisamente consistía, en parte, los antiguos ritos mistéricos de Eleusis, los de Baco, los ritos de los Gnósticos, los ritos de Mitras, etc. Quizá el Masón es el chamán del mundo modernizado, o el mago medieval trasplantado a la modernidad, o el sacerdote de las antiguas tribus hecho carne en los huesos del hombre moderno. Sea eso, o no lo sea, lo cierto es que la responsabilidad del Masón es bien alta y esbelta.

El Masón ha de ser ejemplo de todos; ha de tener sólo obligaciones y no derechos; ha de luchar por el bien común y por el ajeno; ha de apoyar el progreso por el bien de la sociedad y de la humanidad; ha de ser sacerdote y médico en su propia casa, y ejemplo de maestría y de humildad en la calle. El Masón ha de ser la flor más colorida y mejor olorosa de todo el jardín de la existencia, y con el agua de su buena voluntad y la firmeza de sus acciones ha de mantener la verdura y espesura del árbol de la vida que alimenta a esa flor.

El Masón ha de hacer examen de consciencia no ya a diario, sino de minuto a minuto. Ha de esforzarse por aceptar la realidad del dolor y el final de la vida. Tiene que lograr limar las asperezas de la piedra tosca con las herramientas de los buenos deseos y el buen hacer, sin mirar atrás, sin tener remordimientos y sin caer en las venenosas redes de la envidia. Cuando el Masón se levante por la mañana se dirá a sí mismo: ‘’un hombre/mujer Masón vuelve a nacer hoy y volverá a morir en el atardecer’’. Y, centrando el pensamiento en esa frase seremos conscientes de que aquello que hicimos bueno quedó enterrado y proporcionó alegría al prójimo, y aquello que hicimos malo quedó enterrado, pero que al día siguiente volverá a resucitar para enmendar su oprobio. Si con esos pensamientos, nosotros los Masones, nos iniciamos cada día, poco a poco podemos lograr un mundo mejor.

La Masonería se alimenta con la sonrisa de un niño y con el corazón de una mujer. Bebe del licor de la felicidad y el bienestar social. No es una organización ni de hombres ni de mujeres que dicen ser ‘’discretos’’, sino que es más bien una Orden Secreta de Fraternidad cuyo orígenes pueden trazarse históricamente con claridad hasta la puesta en escena en Europa de los Templarios, y cuyos orígenes legendarios se remontan hasta los tiempos bíblicos. El secreto no consiste en ser malo, o maligno, o satánico, o subversivo, sino en ser consciente en todo momento de que cada hombre trabaja en secreto la piedra de sus imperfecciones sin dejar que su mano izquierda sepa lo que hace la derecha. Si hay alguien que busca historias fantásticas de película con tramas de conspiraciones, y a eso se le llama ‘’secreto’’, me temo que se llevará una tremenda decepción dentro de la Masonería.

Dicho esto, espero haber ilustrado, aunque escuetamente, sino qué es la Masonería, al menos, cuál la intención de la Misma.

Fraternalmente,



COMICs