¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

EL DUALISMO, O LA DUALIDAD





Publicado por: Steven Hernan Espinoza Ortega

El dualismo, o la dualidad, es una verdad presente en todas las realidades existentes en nuestro diario vivir, usamos la dualidad en cada instante de la vida pero no la percibimos por el simple hecho de que existe como una función estructural y funcional del mundo, desde el día y la noche, hasta el positivo y negativo de las baterías del control remoto.

¿Pero qué significa el dualismo?, ¿Qué importancia filosófica tiene?, ¿Qué simbolismo tiene?

El dualismo viene de la palabra latín dualis, que se interpreta como la existencia de principios supremos, independientes y antagónicos que rigen al universo y su evolución. Desde la religión hasta la filosofía oriental, han propuesto un sistema de ejemplificación para la dualidad. Por ejemplo, en el catolicismo la interpretación del paraíso y del infierno, que sirvió como una imagen descriptiva de lo bueno y de lo malo, y de lo que podría ocurrir, de ser el caso, en el cual el feligrés violente los mandamientos del ser divino, siendo este condenado al tormento eterno propinado por un ser diabólico, es más, incluso para describir a un hombre santo, sinónimo de iluminado, se lo pinta en cualquier iglesia como un ser físicamente perfecto digno de un adonis, y su antagónico personaje, un ser asqueroso, imperfecto y hasta con extremidades sobrenaturales como cuernos, esta es la primera ilustración física o descriptiva que tenemos como simbolismo del bien y el mal, que en un principio es una dualidad moral, sin embargo cuando analizamos la egregor, vemos que la influencia moral del bien y el mal puede causar un tercer impacto en la evolución del mundo, teniendo así un ejemplo perfecto de que la dualidad tiene una importancia en el transcurrir del universo.

En la filosofía, ha sido de constante estudio el alma, la cual tiene como su antagonista al cuerpo, siendo la dualidad el espíritu y el cuerpo, o lo material y lo inmaterial, teniendo mitos como el de Platón “el carro alado” para describir la idea del dualismo del hombre: “Cómo el alma, se queda encerrada en el cuerpo”: El alma estaba creada por el Demiurgo y la coloco en el mundo de las ideas, pero llega un momento en el que esta cae del mundo de las ideas y se encarna en un cuerpo, y olvida las ideas que contemplaba por lo que se hace feliz.

El alma, es la unión de los elementos de el cochero un caballo blanco bello y bueno y otro negro, malo y feo. Por lo que el cochero que es la inteligencia ha de encargarse de dirigir el conjunto por el camino hacia el mundo de las ideas.

El caballo blanco ayuda al cochero mientras que el negro tira hacia abajo, ya que no quiere ir al mundo de ideas este refleja a los apetitos y a los deseos. Por lo que llega un momento en el que el caballo desequilibra el carro y el alma cae quedando encerrada en un cuerpo, lo cual es el castigo impuesto por los dioses.

Como vemos antes de la iglesia se concebía al mundo en una dualidad; y siguiendo la línea de Platón tenemos que este también describía la dualidad del conocimiento clasificándolo en conocimiento sensible y conocimiento tangible, siendo el Conocimiento sensible como el especifico del mundo de cosas (aparece cambiante, por lo que no es fiable). El grado más bajo dentro de todos los conocimientos seria el sensible y dentro de este sería la imaginación y por encima de ello estaría la creencia, sería un grado de conocimiento más elevado que la imaginación pero todavía imperfecto pues es el conocimiento de los objetos.

Y el Conocimiento inteligible: Este es el tipo de conocimiento que conduce a la ciencia y a la verdadera realidad. Dianoia: es un grado de conocimiento muy elevado, pero no es el más elevado ya que todavía está ligado a las sensaciones a pesar de que es un conocimiento racional.

En la filosofía china tenemos también que se presenta la dualidad en un símbolo conocido comúnmente como el ying yang, que representa al bien y al mal y aquel punto distinto al color que lo rodea describe que en todo lo malo hay algo bueno y en todo lo bueno hay algo malo.

Los aztecas presentaban la dualidad con divinidades, la más importante fue Hiutzilopochtli, el dios del sol y la guerra, que tenía su antítesis en Telcatlipoca, concebido como un dios oscuro, lo cual pone de manifiesto la dualidad existente en la religión azteca.

En la concepción del hombre y la mujer tenemos una perfecta dualidad, el antagonismo entre dos seres pero el perfecto complemento en palabras de Marco Figueroa, la mujer es el más sublime de los ideales. Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer un altar. El trono exalta; el altar santifica. El hombre es el cerebro. La mujer el corazón. El cerebro fabrica la Luz; el corazón produce el Amor. La Luz fecunda; el Amor resucita. El hombre es fuerte por la razón. La mujer es invencible por las lágrimas. La razón convence; las lágrimas conmueven. El hombre es capaz de todos los heroísmos. La mujer de todos los martirios. El heroísmo ennoblece; el martirio sublimiza. El hombre tiene la supremacía. La mujer la preferencia. La supremacía significa la fuerza; la preferencia representa el derecho. El hombre es un genio. La mujer un ángel. El genio es inmensurable; el ángel indefinible. La aspiración del hombre es la suprema gloria. La aspiración de la mujer es la virtud extrema. La gloria hace todo lo grande; la virtud hace todo lo divino. El hombre es un código. La mujer un evangelio. El código corrige; el evangelio perfecciona. El hombre piensa. La mujer sueña. Pensar es tener en el cráneo una larva; soñar es tener en la frente una aureola. El hombre es un océano. La mujer es un lago. El océano tiene la perla que adorna; el lago la poesía que deslumbra. El hombre es el águila que vuela. La mujer es el ruiseñor que canta. Volar es dominar el espacio. Cantar es conquistar el alma. El hombre es un Templo. La mujer es el Sagrario. Ante el Templo nos descubrimos; ante el Sagrario nos arrodillamos. En fin: el hombre está colocado donde termina la tierra. La mujer donde comienza el cielo

Así podríamos pasar describiendo y descubriendo dualidades en el mundo, el par y el impar, lo finito y lo infinito, lo limitado y lo ilimitado, etc., pero para nosotros los masones que significado y simbolismo adquiere el dualismo, el tem:., etc.

Tenemos simbolismos y alegorías lo suficientemente claras a la vista de todos que hasta un prof:. Se puede dar cuenta como es el caso del mosaico del tem:., que con sus medidas de 8 x 16, representa al teorema de Pitágoras que Aldo Lavagnini, describe “La importancia del triángulo rectángulo se evidencia en el famoso teorema de Pitágoras, cuyo valor no se limita a la geometría ordinaria, y como tal se le encuentra entre los símbolos masónicos.



El estudio de la trigonometría nos hace ver la importancia excepcional del triángulo en general, en relación con las demás figuras geométricas (todas pueden reducirse o descomponerse en triángulos), y la aplicación universal de sus propiedades”, como lo describe el Q:.H:. Manuel Contreras en su trazado sobre el mosaico masónico: “…formado por la alternancia de cuadrados blancos y negros como los del tablero de ajedrez en una intersección de líneas verticales y horizontales que representan, nuevamente, las energías celestes y terrestres en constante interacción, dando paso a la correlación de fuerzas pasivas/femeninas - activas/masculinas que se hallan en todo ser vivo.

Es, a su vez, imagen de todas las dimensiones de la vida, sus claroscuros, en los que el Iniciado debe vislumbrar su propio laberinto y proceso interior, el cual es imposible de dilucidar caminando por una sola vía, sino que debe buscar el equilibrio en este juego de bipolarización de las energías, complementándolas en el eje que las atrae el ser-Iniciado, recipiendario de tales fuerzas y puente entre la luz y la oscuridad.

Por otra parte, Guénon nos recuerda que “en el sentido más inmediato, la yuxtaposición del blanco y del negro representa, naturalmente, la luz y las tinieblas, el día y la noche, y, por consiguiente, todos los pares de opuestos o de complementarios (apenas es menester recordar que lo que es oposición en cierto nivel se hace complementarismo en otro, de modo que el mismo simbolismo es igualmente aplicable a uno y otro”, pero también que no se trata de una mera “dualidad maniqueísta”, como muchas veces se ha querido ver”.

Tenemos otros simbolismos duales como son:

La plomada y el nivel, que en términos de arquitectura la plomada sirve para establecer la verticalidad, mientras que el nivel la horizontalidad, pero en masonería adquiere un sentido más filosófico como bien nos lo indica los 33 temas del aprendiz masón: “El Primer Vigilante, lleva un NIVEL por ser el representativo de la RAZÓN, de la VERDAD y de la JUSTICIA. El Segundo Vigilante, debe usar una PLOMADA, como el emblema de la RECTITUD, de la PRUDENCIA y de la PERSEVERANCIA”, estas últimas puestas en práctica por los aprendices para devastar la piedra bruta, otro elemento alegórico de la dualidad masónica, la piedra bruta, símbolo de la imperfección del alma a la cual debemos pulirla y trabajarla lentamente para transformarla en su opuesto que es la piedra pulida sinónimo de perfección, y de funcionalidad de piedra angular para la construcción de un templo social, para cual tenemos dos nuevas herramientas, el mallete y el cincel, el Mallete ha sido símbolo de la autoridad suprema desde la antigüedad. Arma de Thor y de Hércules, siendo este el elemento activo por el cual nuestro segundo vigilante nos da esa fuerza necesaria para devastar nuestra piedra bruta, ejerciendo la fuerza del conocimiento y de la corrección. Mientras el cincel es el elemento pasivo el cual dirige esa fuerza activa para el correcto debastamiento de nuestra piedra.



Así existen simbolismos en nuestra institución que adquieren significado según nuestro avance en el estudio de la masonería y en el camino de encontrarnos a nosotros mismos, existen alegorías sobre el dualismo en la escuadra y el compas, en las columnas, etc. Podríamos sacar un trazado entero y por grado del simbolismo de cada uno y su dualidad, sin embargo personalmente los símbolos con los que nos identificamos y toman valor para nuestro espíritu depende únicamente de la dedicación que le pongamos para interpretarlos y ponerlos en práctica en el mundo prof:.

COMICs