¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

EPISTÉME Y DOXA




EPISTÉME Y DOXA
*por Prof. Lic. Stella Maris Skarp
*masoneriafemeninaargentina@gmail.com


CONOCIMIENTO:


“Sucedió en Piargaon, un pueblo ubicado en el distrito de Sunamjanj, al noroeste de Bangladesh.
Ella, se llamaba Sabiha, llevaba un nombre común en el poblado, sus pequeños hijos, de 3 y 5 años, vestían con atuendos tambien comunes a todos los niños de aquel poblado.
Los 19 años de vida de Sabiha, transcurrieron en lugares comunes, frases dogmáticas, costumbres tambien comunes, viendo jugar a sus pequeños hijos, como habia jugado ella, como la hubo visto a ella, su madre.
Comian, bebian, trabajaban, dormian, como desde hace siglos, como era costumbre.

Aquella noche, Sabiha dormia con sus pequeños hijos, su esposo trabajaba en Kuwait, siguiendo la tradición, como “era costumbre”.
Los pequeños no despertaron, cuando ingresaron a la vivienda familiar, su tio Shafiq, su tia Nasina y su abuelo Astor Ali, los rociaron con kerosene y los prendieron fuego junto a su madre.
Sabiha los veria morir, en su agonía.
Su familia, no habia pagado “la dote”, como desde hace siglos “era costumbre”


OPINIÓN

En el sur de Asia, como en otros muchos lugares del mundo, aun hoy, es costumbre tradicional, que las familias de los novios, reciban un pago (en el caso de Sabiha, era de 300.000 Takas, suma que ascinde a unos 4.000 U$S), a modo de contraprestación al hecho que la mujer, se incorpore a la familia del marido despues de la boda.
Costumbre y Tradición, que connotaciones ideológicas "convenientemente” interpretadas, nos inducen a “respetar”.
La evolucion de las sociedades, del ser humano en particular, se ha producido mutando las costumbres.
Hoy, nos espanta si un corazón humano, es ofrendado a los dioses, o un niño con capacidades diferentes, es arrojado a un barranco y sabemos que no nos dará una buena cosecha, si sacrificamos unas cuantas “vírgenes”.
Y por saberlo, ya no lo hacemos, evolucionamos "casi" en general. Los masones, en particular, porque nuestro objetivo, es el perfeccionamiento de la humanidad.
No obstante el “respeto” a las “costumbres”
Sabiha, que no eligió casarse, fue una de tantas mujeres, víctimas de la ideologia conveniente, la del “respeto de la humanidad”, por la tradición y las costumbres.
Sabiha, nada sabia de ideologias, quizas ni siquiera imaginaba que hay "otras costumbres", que existe la dignidad, que existe la igualdad, la libertad y la fraternidad.
Sus dos pequeños hijos, ya no jugarán. Porque en Bangladesh esa, “es la costumbre”.

Fraternalmente.

Stella.


COMICs