¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

LA MIRADA INOCENTE de Jean Klein


LA MIRADA INOCENTE
 La mirada inocente, libre de pasado y de futuro,abierta a la frescura del instante,es tu mirada
original. 
Debes cultivar la contemplación,debes contemplar tu cuerpo.Vas a darte cuenta que contemplas
la imagen que te has formado de tu cuerpo.
Déjate visitar,encantar,por tu cuerpo.
En ese momento estás completamente receptivo,los esquemas habituales ya no tienen sitio y surge la percepción verdadera, simple, reflectiva.
Para encontrar lo que verdaderamente eres,es necesario,en la práctica,pasar primero por la contemplación de un objeto(tu mismo).
La contemplación no es concentración. El objeto percibido se deja completamente libre.
Lo que profundamente somos se encuentra detrás de toda percepción,detras
de la mente.
Entrégate completamente a ese silencio.
La imagen que tienes de tu cuerpo,la piensas, aparece y desaparece,mientras que el silencio es permanente y tu respiración es una expresión de alegría.
 
No respires;más bien,déjate respirar, entonces experimentarás que tu respiración no es más
que alegría.Alegría simplemente de vivir.
 
Con el pensamiento dices: "yo soy el autor de mis actos".Tambien con el pensamiento puedes decir:
"yo soy el espectador de mis actos".
Estás atado a tus actos en el primer caso,pero estás abierto y libre en el segundo.
El pensamiento que era el vínculo de la servidumbre se convierte en instrumento de liberación.
 
Toda voluntad es intencionada y nace siempre de una estructura de miedo,de ansiedad,de deseo;
la voluntad está animada por la memoria y nos encierra en un circulo vicioso donde no hay creatividad.
Repetimos constantemente los mismos clichés,los mismos procesos,la misma rutina.
 
La voluntad es necesariamente forzada,no es espontánea ; imponemos a nuestro cuerpo disciplinas,exigencias,que son autenticos actos de violencia.
 
Pero hay otra voluntad más profunda que no procede de la persona que has proyectado,de la persona que conoces....Deja a tu cuerpo que te informe y ponte a la escucha.
De la misma manera,deja a tu cuerpo que te cuente su historia;en una escucha espontánea
,silenciosa ,descubre tu verdadera actitud interior.
 
En realidad,en algun momento dado en nuestra vida, nos damos cuenta que no hay nada que buscar,
nada que encontrar....que las cosas no están fuera de ti,sino dentro.
Tú eres el conocedor sin el cual nada tiene existencia.
Todo lo que buscamos,ya lo somos.
 
Tenemos siempre la necesidad de afirmar la imagen que nos hemos hecho
de nosotros mismos...la "personalidad",pero la verdadera conducta se crea en cada momento.
 
Una vez utilizada en determinadas circunstancias,desaparece...Estamos siempre vacantes,sin fijación.Abiertos a la lucidez atenta, a la escucha.Abiertos a cualquier posibilidad  y lo que surge de esa posibilidad lo toma el yo verdadero.
Ese yo que nosotros no conocemos,porque no es accesible a nuestra conciencia...
De ahi ,que la existencia de una rígida "personalidad" definida ,es totalmente hipotética.
 
Pero...nuestro cerebro a sido entrenado,condicionado con vistas a un cierto comportamiento y de ello fluyen determinadas reacciones automáticas...en un movimiento horizontal,todo concepto aparentemente nuevo no es mas que un reajuste de nuestros pre-juicios,enmarcados en un código
de conducta y una extensión de los datos almacenados en nuestra memoria.
 
 Nos han enseñado a percibir en funcion de una intención,en función de un análisis,de comparaciones,de justificaciones i metas etc
 
Pero la vida, - nuestra vida - , no es solamente eso.
En realidad el único fin de todo ser no es esto o aquéllo,...sino ser.
 Ser es suficiente en sí mismo.Ser nosotros, ser auténticos.
 
Por ahí debemos de partir.El mundo existe porque tú eres.
Tu psiquismo y tu cuerpo forman parte de él.
Esta comprensión instaura inmediatamente una distancia entre ti y el mundo.
 
A partir de ahí,el mundo aparece en el silencio de la libre observación y se despierta cada mañana
al mismo tiempo que tu, y resulta que la conciencia no esta en el mundo,sino a la inversa....
y cualquiera que sea el contenido de la conciencia, un recuerdo, un proyecto, una percepcion ,
éste contenido está siempre en el presente.
 
Solo el ahora existe.
 
El único tiempo real es el presente que constituye nuestro eje.
 
pasado,presente y futuro pueden ser pensados,pero no pueden serlo más que en el presente.
 
Por lo tanto, no somos nunca "prisioneros del pasado" sino únicamente de la creencia errónea de
que ese pasado permanece presente.
 
Por último, en realidad, no hay nada que enseñar, lo que fundamentalmente somos, no se enseña.
El que "enseña" apunta hacia lo que es susceptible de enseñarse, es decir ,hacia su naturaleza verdadera.
 
Nuestro cuerpo no es más que un esquema cerebral que se establece en nosotros cada mañana al
despertar.
 
Este esquema es, a veces, "torpedeado" por una buena noticia que inmediatamente produce un aligeramiento y nos pone alas.
 
Por el contrario, una mala noticia desencadena un movimiento centrípeto...,una densificación.
Pero la transparencia no es nuestro estado ordinario.
 
 Tomemos conciencia de que NO conocemos nuestro cuerpo , sino solamente su esquema.
 
En cuanto a la muerte, lo que viene después , no es más que una conjetura, una curiosidad.
 
Lo esencial es descubrir la vida.
 
 
  Del libro: "La mirada inocente"  de Jean Klein

COMICs