¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Responsabilidad de la Masonería ante un mundo globalizado

I.’. P.’. H.’. Víctor Flores Tantaleán 33°- 90°- 97°
Gran Mae.’. y Hier.’. del Sob.’. Sant.’. de la Ord.’. Mas.’. Mix.’. del Antiguo y Primitivo Rito Egipcio de Memphis y Mizraim

MM.’. RR.’. HH.’., RR.’. y QQ.’. HH.’.

HOMO EST DEUS – Seamos dioses buenos.

La globalización es definida por la economía como un proceso amplio que revela la transferencia y reubicación permanentes de unidades de producción y de servicios, para atender cualquier incremento en su demanda, procedente de diferentes regiones o países y que conducen a la intercomunicación de los mercados.

De acuerdo con esa definición es posible analizar algunas de sus características:

- La producción se realiza en un lugar que ofrezca más ventajas competitivas. Es decir donde se presenten los costos de producción más reducidos. Ampliando, donde los sueldos de los trabajadores y los costos de los insumos sean los más reducidos.

- La empresa no tiene necesariamente un país de origen. Son en su gran mayoría producto de capitales migratorios.

- La administración se ejerce en centros de decisión localizados geográficamente en distintos lugares del mundo. Es decir que la alta administración de estas nuevas industrias y el lugar de retorno de las utilidades se sitúa en los países más desarrollados.

- La inversión es completamente móvil a corto plazo. Es decir capitales migratorios en acciones cortoplacistas.

- El período de evaluación y maduración de la inversión por lo general es inferior a los dos años. Se prioriza un retorno inmediato de la inversión.

El proceso de globalización ha sido posible gracias a los siguientes hechos:

- La expansión sin precedentes del comercio internacional particularmente del comercio electrónico (que en el Perú en el año 2005 alcanzó la increíble cifra de US$165 millones en transacciones en línea, siendo para el mismo año la población mundial de internatutas de 930 millones de personas.)

- El estímulo de la apertura económica que se ve reflejada en la formulación de nuevos tratados de libre comercio.

- La privatización y liberación producidas en Europa oriental, el sudeste asiático, la Unión Soviética y parte de la América Latina.

Estos tres acontecimientos que se han presentado en forma simultánea, especialmente a partir del comienzo de la década de los años noventa, han forzado al Perú y a muchos otros países a involucrarse en ese proceso y a participar activamente en su desarrollo y extensión.

Pero no sólo los países se han globalizado, también lo han hecho las empresas. Por eso se afirma que “La globalización es el cambio más espectacular de la geografía capitalista en toda la historia que obliga a los países y organizaciones a estructurarse y actuar en ese entorno.”

Llevemos nuestro análisis a los países del tercer mundo, la realidad que debemos asimilar es dura, ya que desde una perspectiva económica, la tendencia impuesta por la globalización no es hacia la convergencia sino hacia el aumento de las desigualdades. Ya que la riqueza generada se exportará de los países que ofrezcan menores costos de producción hacia los países desarrollados, origen de los capitales migratorios. Desde la perspectiva de la Conservación del Medio Ambiente, la globalización contribuye a la degradación ambiental, acentúa la pobreza, la exclusión social y las desigualdades sociales dentro de cada país y entre países industrializados y en desarrollo, pero es un fenómeno irreversible, al que no es posible combatir, y más bien se debe tratar de regular, para impedir las peores consecuencias, para la sociedad y el medio ambiente.

Pero así como aparecen amenazas, también se ofrecen oportunidades. La globalización ofrece grandes posibilidades para erradicar la pobreza, extender la democracia, obligar al respeto de los derechos humanos y empezar a caminar hacia el desarrollo sostenible. En los últimos años se han firmado o se están negociando Convenios internacionales sobre Protección de la Capa de Ozono, Cambio Climático, Biodiversidad, Desertificación y Contaminantes Orgánicos Persistentes, entre otros.

El desarrollo tecnológico y el actual grado de desarrollo permiten erradicar la pobreza y solucionar los problemas ambientales, pero para ello se requieren cambios profundos y desde luego nada fáciles de lograr. Las razones y los datos que avalan el pesimismo son enormes, pero también hay signos para el optimismo, como el fin de la guerra fría y la amenaza nuclear, la disminución de los gastos en armamento, la disminución de conflictos, el freno del crecimiento demográfico en la mayoría de los países, el desarrollo de las energías renovables, las nuevas tecnologías de la información, la extensión de la democracia a más países que nunca, el mayor respeto de los derechos humanos, la mayor igualdad entre hombres y mujeres que se ve reflejada en nuestras Llog.’. Mmix.’., la extensión de la educación, el mayor rechazo de la corrupción, o la generalización de las ONG y la mayor participación de la sociedad civil. La industria nuclear ha entrado en un declive irreversible, y los cultivos y alimentos transgénicos pueden correr igual suerte, ante el masivo rechazo de los consumidores. La generalización de Internet y de los teléfonos móviles permite dar a conocer cualquier denuncia de forma instantánea a todo el mundo. Internet no sólo es un instrumento del capital, sino que puede servir, y sirve, para luchar por la equidad social y la sostenibilidad ambiental que son el paradigma de la mentalidad masónica que es, por cierto, altruista.

Como buen ejemplo que puede pautar nuestras líneas de acción como masones, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo no contempla combatir de forma quimérica el irreversible proceso de globalización, sino tratar de encauzarlo, para que se produzca con:

*Ética: con menos violación de los derechos humanos.

*Equidad: con menos desigualdades sociales, entre países y dentro de cada país.

*Inclusión: con menos marginación de pueblos y países.

*Sostenibilidad: menos destrucción ambiental.

*Desarrollo: menos pobreza y privación. Entre las medidas a adoptar está la condonación de las deudas públicas exteriores de los países del Tercer Mundo.

*Transparencia: El comportamiento de las empresas multinacionales y de las grandes instituciones mundiales, como el FMI, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio, debe ser más transparente y más regulado, y en el caso de las instituciones internacionales se hace necesario una mayor democratización, aumentando la participación de los pueblos de los países en desarrollo, que hoy sufren sus políticas, sin participar en sus decisiones. En el caso de las empresas multinacionales, los grandes actores de la globalización, no basta con señales voluntarias de conducta, sino que es necesario controlar y regular los efectos de sus actividades económicas en el medio ambiente, la salud, el empleo, los niveles salariales y el respeto de los derechos humanos.

Para encauzar y humanizar el proceso de globalización es necesario, crear un Tribunal Penal Internacional para castigar las violaciones de los derechos humanos, y elaborar un código de conducta obligatorio para las multinacionales, en el marco de la Organización Mundial de Comercio. Igualmente es necesario reforzar y dotar de instrumentos y presupuestos a los Convenios de Cambio Climático y de protección de la Diversidad Biológica, para que puedan cumplir sus fines.

*Transferencia Tecnológica: Debe implementarse un marco legal internacional que regule y administre los procesos de transferencia tecnológica hacia los países menos desarrollados, a efectos de brindarles la posibilidad de ser competitivos ante las megaindustrias que pueden ofrecer productos de precios más bajos y que vienen desplazando a nivel mundial a los medianos y pequeños productores.

Por efectos de su importancia para nuestra Augusta Orden decidí referirme al final de esta disertación a la inevitable respuesta masónica a las desigualdades a que nos lleva la globalización y que se hace evidente con la formación de las nuevas repúblicas, que aparecen en el mundo, en un escenario virtual, es decir en internet, como un paso previo hacia su transición a un escenario físico, en un nuevo orden mundial más justo, más libre y más solidario, que visionó nuestro ilustre antepasado Adam Weishaupt y al que llamó en el Año 1776 Novus Ordo Seclorum.

Porque siendo la globalización un proceso macroeconómico de alcance mundial la realidad es que los masones solo podremos generar efectos de la magnitud suficiente para producir los cambios necesarios, si unimos nuestros esfuerzos dejando de lado cualquier posición que margine o excluya los esfuerzos que encauzan otros HH.’.

Es en esta dirección que Nos, el Sob.’. Sant.’. de la Ord.’. Mas.’. Mix.’. del Antiguo y Primitivo Rito Egipcio de Memphis y Mizraim abrimos las puertas de nuestros Ttem.’. a todos los HH.’. de la Orden en el mundo y el día de hoy demostramos esta disposición al celebrar un Tratado de Paz, Amistad y Reconocimiento Mutuo Ad Perpetuam con los HH.’. de la Gran Logia Constitucional de los Antiguos, Libres y Aceptados Masones de la República del Perú, hecho que estrechará los lazos fraternos entre los eslabones de nuestros Oor.’.

V.’. M.’., os agradezco por haberme asignado este lote de Trab.’., he cumplido.

COMICs